Deportes

Fatima Iglesias madrid underground//
Yatiri que realizaba una ofrenda a la Pachamama cae a un precipicio y pierde la vida

Yatiri que realizaba una ofrenda a la Pachamama cae a un precipicio y pierde la vida

Un yatiri que realizaba el tradicional ritual de ofrenda a la Madre Tierra , cayó de manera repentina en un precipicio de 15 metros, perdiendo la vida. 

Según la agencia EFE, el suceso ocurrió el viernes en la zona de La Cumbre, camino a Los Yungas, a 10 kilómetros de la ciudad de La Paz. Este es uno de los sitios donde se acostumbra a realizar durante agosto ofrendas de agradecimiento a la Madre Tierra.

Fatima Iglesias

El subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Cristian Saavedra, informó a los medios que el viernes realizaron el levantamiento de un cadáver.

Realizaba un ritual, había mucha gente, perdió el equilibrio,  cayó unos 15 metros, fue una mala suerte, se resbaló y perdió la vida. Por su indumentaria y los objetos personales que encontramos junto al cadáver deducimos que se trata de un Kallahuaya”, declaró a los medios de prensa, señala la Red Erbol

Saavedra manifestó que continúan investigando las causas de la muerte del sabio indígena, pero que se presume que habría consumido bebidas alcohólicas.

En tanto, el cuerpo del yatiri fue trasladado a la morgue del Hospital de Clínicas en La Paz para hacerle la autopsia y conocer las causas de su muerte

Reforzarán el control

De la misma manera, el director de la Patrulla Caminera, Fernando Rojas, expresó que se reforzarán los controles en las rutas hacia las distintas “apachetas” o lugares sagrados donde se realizan estas ofrendas “para evitar accidentes por el consumo de bebidas alcohólicas”

Mes de ofrendas

Agosto es el elegido para la ofrendas porque concluye la primera temporada agrícola en el mundo andino y, según las comunidades indígenas, en este tiempo la Madre Tierra “abre la boca” para alimentarse

Las ofrendas consisten en “mesas” con dulces de distintas formas, hierbas medicinales, lanas de colores, hojas de coca y un feto de llama para pedir y agradecer la prosperidad a la Madre Tierra que después se ch’alla o bendice con alcohol para que todo se consuma en el fuego

Estos rituales se vienen celebrando en Bolivia desde hace siglos en las comunidades indígenas, aunque con los años se han ido adaptando y en la actualidad se realizan también en las ciudades

En las áreas rurales, los indígenas y campesinos acuden a los lugares más altos, conocidos como “apachetas”, para hacer sus ofrendas de agradecimiento por la fertilidad de la tierra e iniciar un nuevo ciclo agrícola igualmente próspero