Política

Guayaquil ve de lejos un ‘pico y placa’

Filtran foto de Eliane Karp arrojándose al piso tras escuchar fallo contra Alejandro Toledo

Son las 06:45 y el conductor Freddy Tomalá intenta salir de las columnas de vehículos que empiezan a formarse en la avenida Francisco de Orellana, frente al parque Samanes . Habita en la ciudadela Mucho Lote 1 y su destino es el sur de Guayaquil , donde labora.

Por la experiencia diaria, Tomalá conoce que la vía empieza a saturarse a las 07:00. Lo mismo ocurre en la Juan Tanca Marengo y en la Machala, arterias que son parte de su ruta. De no lograr salir del atolladero, corre el riesgo de llegar atrasado a sus actividades.

Otras avenidas que se congestionan en ese horario son la Pedro Menéndez Gilbert, de las Américas, Domingo Comín, del Bombero, del Periodista y Carlos Julio Arosemena.

Una de las causas es el paulatino incremento de vehículos en la urbe . Solo la revisión técnica del 2018 registró cerca de 240.000 unidades. La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) calcula que el parque automotor de la urbe tiene un aumento que promedia el 10 % anual. Es decir, cerca de 25.000 carros se suman cada año.

Ese aumento provoca congestionamientos en horas pico y duplica (o a veces triplica) el tiempo de un recorrido entre un punto y otro de la ciudad.

Así lo ha evidenciado Alfredo Torres, quien tiene 17 años como taxista. “Ahora hasta los sábados se forman largas columnas de vehículos , principalmente en la Francisco de Orellana, Machala, Domingo Comín y Quito, sostiene.

Frente a esta situación, ¿está cerca Guayaquil de adoptar un ‘Pico y placa’ o un ‘Hoy no circula’, como resolvió Quito?

La medida implementada en la capital tiene como finalidad la restricción vehicular para descongestionar las calles e incentivar el uso de la transportación masiva .

El urbanista y docente universitario Felipe Espinosa no considera que sea buena idea replicar ese sistema. Dice que el problema en Guayaquil tiene su fondo en el modelo de movilidad que la ciudad ha venido implementando en los últimos años, y de ahí tiene que partir la solución. “Se han venido estableciendo políticas públicas solo para favorecer a los vehículos y como consecuencia lógica vamos a tener problemas de congestión”.

Como ejemplo cita las bermas de las veredas, que significan menos espacio para el peatón, para que los carros tengan un lugar donde parquearse.

Carlos Jiménez, experto en movilidad, duda de un ‘ Pico y placa’ para Guayaquil . “Lo hicieron en México, luego en Chile, después lo replicaron en Colombia y en ninguno de esos países tuvo éxito. En Quito tampoco lo ha tenido”, afirma.

Argumenta que en Guayaquil el problema no está en la circulación vehicular , sino en que el diseño de la ciudad está orientado al carro particular.

Advierte que mientras se sigan construyendo casas orientadas a las familias que tienen carro, el problema se agravará, aunque se construyan más viaductos .

Luis Lalama , director de Control de Tránsito de la ATM , indica que a diferencia de Guayaquil, la mayoría de las vías de Quito son angostas y cortas.

“Luego de las nueve de la mañana baja la carga vehicular en el 80 % de las vías. Además estamos socializando la circulación de arterias subutilizadas, como García Moreno y José Mascote”, explica.

Buster Maldonado, dirigente del gremio de taxis Poder Amarillo, no concuerda con un ‘Pico y placa’ para Guayaquil. “A Quito lo perjudicó, porque aumentó el parque automotor. Lo adecuado es incentivar el uso de la transportación pública”, manifiesta.

Más allá de la medida, Oswaldo Guamán, presidente de la Federación Nacional de Transporte Escolar e Institucional del Ecuador (Fenatei), propone fortalecer el control en las horas pico.

A su criterio, habrá una menor congestión cuando se impulse el uso de expresos en los horarios conflictivos. “Por cada uno de nuestros vehículos amarillos hay cerca de quince particulares o informales que tienen como destino los planteles. Es lo que debe reducirse”.

Félix Cadena es coordinador de proyectos de Asoplejica. A su criterio, no es viable el ‘Pico y placa’ porque la urbe porteña tiene una dinámica diferente a Bogotá y Quito, donde se aplicó el sistema.

Señala que el grupo de personas con discapacidad tiene pocos conductores. “Con que respeten los pocos espacios que tenemos para parqueo y poder movilizarnos es suficiente”.

Cadena sugiere la implementación de métodos que regulen la movilidad, como incentivar el uso de vías alternas y la sincronización semafórica .

ATM: “No es necesario por el momento”

Andrés Roche , gerente general de la ATM , prefiere no activar las alertas, pues considera que esa medida no es necesaria, al menos por ahora. “Es normal que en cualquier ciudad, como Guayaquil, haya alto tráfico en horas pico. Luego todo fluye”.

Además recuerda que Quito tiene otro tipo de geografía, que origina una saturación en gran parte del día. En Guayaquil , antes que pensar en el ‘Pico y placa’ , Roche apuesta por la organización del tránsito y sanciones disuasivas, especialmente en las infracciones que afectan a la circulación, como la doble columna, el mal uso de parqueos, la invasión del carril de la metrovía y la obstrucción de las intersecciones.

“Lo importante es que el volumen de vehículos fluya, además de una mejora en la transportación pública. La idea es que el usuario opte por los buses , pero en unidades que ofrezcan un servicio rápido y cómodo, que sean una alternativa para dejar por un momento el vehículo”, argumenta.