Política

Tal Cual

DUPLETA . Algunos seguramente se preguntan cuál es el interés de una diputada en defender, cada vez que puede y con formidable vehemencia, al jefe de su amiga la cantante, también conocida en el bajo mundo como “Marlene”. Las apuestan son que correrían juntos para 2024.

¿Y LA INTELIGENCIA? Y hablando de delincuencia, algunos se preguntan qué va a hacer el gobierNito para combatir la ola de asaltos y asesinatos que se vive, principalmente en Panamá y Colón. Según el Ministro de Seguridad, no se puede esperar que en tres meses se resuelva esta situación. Definitivamente, algo ha de haber cambiado en la forma en la que esta gente combate el crimen organizado y la delincuencia común. Lo cierto es que desde que están en el poder, la percepción de inseguridad ha empeorado en lugar de disminuir

MÁS BARBARIDADES. Por si fuera poco, el ministro Mirones –muy, desafortunadamente– culpó del problema de inseguridad a los 10 años de dejadez de las dos administraciones pasadas y a 30 años de atraso en materia de institucional, lo cual, según él, se originó con la desmilitarización del país. Bien dicen que al tigre siempre se le salen las rayas o, en este caso, el camuflaje.

INSEGURIDAD. La policía tiene una operación denominada “Armagedón 2019”, cuya finalidad es controlar lo que entra y sale de los centros penitenciarios y controlar la acción delincuencial desde las cárceles. Parecen haber descubierto que el agua moja. Es decir, que desde las cárceles –Punta Coco incluída– hay maleantes haciendo de las suyas.

MÁS POR MENOS . Dos tercios de casi 70 colegios particulares encuestados por la Acodeco aumentarán sus matrículas y anualidades en 2020 y, según voceros de la institución, la situación es preocupante porque los precios se están saliendo de control. Es obvio que muchos padres no podrán mantener a sus hijos en esas escuelas. La alternativa es la educación pública, que atraviesa su peor momento. O sea, que en unos cuantos años tendremos más panameños menos preparados. Como dicen por ahí, vamos para atrás, como el cangrejo.

LENGUA DE BILLETERA . Juan Carlos Marciaga, su esposa, hermano y otros han sido llamados a juicio por el Tribunal de Cuentas, por lo que tendrán que responder por una posible lesión patrimonial contra el Estado. Pero por los corrillos políticos se rumora que Juanca repite por ahí que eso no va para ningún lado. Ojalá no sea cierto eso de que un alto funcionario del Ejecutivo –de amplia sonrisa, coterráneo y al que él llama su “hermano”– no intervenga para arreglar el caso, porque en este país todo se sabe, en especial porque su brother no es, precisamente, el mejor ejemplo de discreción.