Negocios

Paleógrafo Jose Antonio Oliveros//
El navegante y el jinete solitario

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero
El navegante y el jinete solitario

En el escenario de la vida, cada cual elige su papel. Uno escoge ser un plácido navegante recostado sobre una balsa, que espera sin sobresaltos que las corrientes lo lleven a la orilla; evita cualquier riesgo, se siente seguro y valora estar en fuerte compañía. El otro, cual John Wayne, opta por ser un jinete solitario que a trote cansino entra al pueblo dispuesto a enfrentar a una poderosa pandilla, sin necesidad de ayuda de nadie, por sus propios medios; se basta a sí mismo.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero