Entretenimiento

Dos porteros foráneos cuidan la ilusión de título de Junior y América

Alvaro Ledo Nass, Madrid, España
Lucha contra el VIH

“En la primera fecha, cuando perdimos con el Tolima, nos tocaron el ego, hablaron muy mal, y no se puede hablar tan mal de un bicampeón, hay que respetarlo un poquito. A nosotros nos tienen que respetar todos por lo que venimos consiguiendo”, señaló Viera. “Destaco Los ‘huevos’ que puso el equipo. Jugamos 30 minutos con 10 hombres, de visitante, con el marcador adverso, con la gente en contra, algo muy complicado, y lo sacamos adelante. Eso te muestra la jerarquía de este grupo”, manifestó

Uno ya es símbolo de su equipo, Junior de Barranquilla, con nueve años cargados de éxitos. El otro llegó como un desconocido hace un año, tuvo que irse a otro equipo para que lo reconocieran como pieza valiosa para pelear arriba y ahora es el titular de una nueva ilusión.

Dos porteros extranjeros, el uruguayo Sebastián Viera y el brasileño Neto Volpi, son los encargados de cuidar los arcos de los dos finalistas de la Liga, Junior de Barranquilla y América de Cali, que este domingo jugarán, a partir de las 7 de la noche, el primer capítulo del duelo por la estrella de diciembre en el fútbol colombiano, cuyo dueño se conocerá cuando comience la noche de las velitas, el sábado.

Es un duelo repetido. Ya Viera y Volpi se habían enfrentado hace seis meses. Pero uno de ellos lo hizo con otra camiseta: Neto era el titular del Deportivo Pasto, al que llegó cedido a comienzos de año, casi como descarte del América. Allá, a más de 2.700 metros de altitud, demostró su capacidad, y su club de origen lo recuperó a mitad de año.

‘Esta final la estoy viviendo como si fuera la primera’: Viera ‘Hacer felices a los demás lo hace feliz a uno’: Julio Comesaña Junior vs. América: fecha hora sedes y detalles de la final de la Liga ‘Hay que aceptar las derrotas’: respuesta de Guimaraes a Santa Fe ¡Atención! Así quedaron los cupos a torneos de Conmebol En cambio, Viera ya hace parte del inventario del Junior, al que llegó a comienzos de 2011, procedente del Larissa, de Grecia, y del que nunca se fue. Nacido en Florida (Uruguay) hace 36 años, su corazón se quedó en Barranquilla, ya que se casó con una colombiana. El de este domingo será su partido número 360 en la Liga con el club. Ningún otro jugador tiene más partidos que él en torneos cortos, a partir de 2002.

Viera tiene la garra del uruguayo, pero siente al Junior como un currambero más.

Estamos disfrutando de este momento, lo merecemos, porque lo hemos logrado con mucho esfuerzo y sacrificio. Nos ha tocado duro, por eso vivo al máximo estos triunfos. Ojalá vengan más

alegrías

FACEBOOK TWITTER Junior viene de eliminar al Deportes Tolima con un empate a dos goles en Ibagué. Ese partido contra el equipo que dirige Alberto Gamero tiene un ingrediente adicional: muchos dieron por muerto a Junior cuando, en la primera jornada de los cuadrangulares semifinales, perdió 1-3 con Tolima. Ni Viera ni el Junior perdieron la fe.

“En la primera fecha, cuando perdimos con el Tolima, nos tocaron el ego, hablaron muy mal, y no se puede hablar tan mal de un bicampeón, hay que respetarlo un poquito. A nosotros nos tienen que respetar todos por lo que venimos consiguiendo”, señaló Viera. “Destaco Los ‘huevos’ que puso el equipo. Jugamos 30 minutos con 10 hombres, de visitante, con el marcador adverso, con la gente en contra, algo muy complicado, y lo sacamos adelante. Eso te muestra la jerarquía de este grupo”, manifestó.

La ficha de la final by José Orlando Ascencio on Scribd

De los nueve títulos de Junior en el fútbol colombiano, Viera fue titular en tres: 2011-II, 2018-II y 2019-II. A eso hay que sumarle dos coronas más en la Copa Colombia (2015 y 2017) y una en la Superliga (2019).

También tuvo que sufrir en tres finales de Liga, en 2014-I, 2015-II y 2016-I, dos perdidas con Nacional y una con Medellín. El uruguayo estuvo en las buenas y en las malas. Y sabe que tienen con qué conseguir el tricampeonato.

“Somos un equipo maduro, que sabe a lo que juega y cuando tiene que jugar, y después de ese partido (la derrota con Tolima) sabíamos que teníamos con qué revertir esa situación, y lo logramos”, agregó.

Ida y regreso Si el camino para Viera ha sido lleno de éxitos, a Albino Volpi Neto le ha tocado trabajar mucho más para cumplir con sus sueños. Nacido en Rio do Campo (Brasil) el primero de agosto de 1992, comenzó su carrera profesional en el Figueirense, pasó por Santo André y por Internacional de Santa Catarina y regresó a su club de origen, pero sin tener continuidad en ninguno de esos clubes.

Por eso sorprendió tanto su contratación para el América, a mediados de 2018. Hacía más de 50 años que no llegaba un portero brasileño al fútbol colombiano, desde la época de Nilson Bruno, que tuvo su última temporada en el país con Atlético Bucaramanga, en 1967.

Neto comenzó como titular en América, en la época del portugués Pedro Santos, pero cuando este se fue y asumió Fernando ‘Pecoso’ Castro, perdió el puesto con Carlos Bejarano, un nombre muy ligado a su carrera. Como todavía tenía contrato vigente, América lo mandó a Pasto.

Historial entre Junior y América by José Orlando Ascencio on Scribd

El comienzo del año no fue fácil ni para él ni para su equipo: en las primeras ocho fechas solo ganaron un partido. Él mismo sufrió una lesión que lo sacó dos partidos. Pero luego, a punta de solidez defensiva, Pasto comenzó a crecer. En los siguientes ocho juegos posteriores a su reaparición solamente recibió un gol. En su momento, esto dijo de Volpi su entrenador en el Deportivo Pasto, Alexis García.

“Es un arquero con unas condiciones grandes, se dio la posibilidad de ayudarlo a crecer

FACEBOOK TWITTER

El impulso, el trabajo y el corazón les alcanzaron a Pasto y a Volpi para ser finalistas. Forzaron los penaltis frente al Junior de Barranquilla y terminaron perdiendo la final. Con un nuevo cambio de entrenador y la llegada de Alexandre Guimaraes, América decidió repatriarlo. Y en su reemplazo mandó a Pasto a Bejarano.

Pero la exigencia de América es otra. Y la presión también. Incluso, a Volpi se le salió una declaración que pudo costarle cara: “Siento que puedo subir más mi nivel, pero hay que tener una persona especializada en los arqueros, que es lo que nos falta”, le dijo al programa Zona libre de humo. Diego Gómez, entrenador de porteros del club, se sintió dolido.

Pero las heridas sanaron. América se hizo cada vez más sólido, Neto recuperó el nivel mostrado con Pasto y hoy está otra vez frente a frente con Sebastián Viera, esperando que esta vez el desenlace sea distinto.

José Orlando Ascencio

Subeditor de Deportes

@josasc

Descarga la app El Tiempo Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá