Uncategorized

EEUU y Japón suben la vara e impulsan millonarios planes de estímulo fiscal

Juan Carlos Carvallo
Surprisingly Sweet vegan treats

El principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, calificó el paquete como el programa de ayuda “más grande en la historia de EEUU” y agregó que “se necesita con urgencia para impulsar la economía, proporcionar inyecciones de efectivo y liquidez y estabilizar los mercados financieros”

Aunque países de todo el mundo llevan semanas impulsando acciones para acotar el impacto económico del coronavirus, las dosis aún parecieran insuficientes. Así parecen haberlo entendido distintos gobiernos, que en los últimos días han impulsado medidas más agresivas, algunas consideradas las “mayores desde la Segunda Guerra Mundial” o, incluso, las más grandes “en la historia moderna”.

La noche del martes fue el turno de Estados Unidos. Tras días de negociaciones entre demócratas y la administración de Donald Trump, el Senado alcanzó un acuerdo de US$ 2 billones (millones de millones) para estimular la principal economía del orbe, que hasta el momento presenta más de 55 mil contagiados y 700 muertes.

El principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, calificó el paquete como el programa de ayuda “más grande en la historia de EEUU” y agregó que “se necesita con urgencia para impulsar la economía, proporcionar inyecciones de efectivo y liquidez y estabilizar los mercados financieros”.

El acuerdo ahora deberá ser aprobado por el Congreso y prevé implementar pagos directos y beneficios por desempleo a los ciudadanos, pero también a los estados y empresas.

Si bien no se han confirmado los detalles del proyecto, ha trascendido que unos US$ 250 mil millones se reservarán para pagos directos a individuos y familias, US$ 350 mil millones para préstamos a pequeñas empresas, otros US$ 250 mil millones a beneficios de seguro de desempleo y US$ 500 mil millones a créditos a firmas en dificultades.

El gobierno de Japón, por su lado, estudia implementar un paquete de estímulo fiscal equivalente a cerca del 10% del Producto Interno Bruto (PIB) para combatir el impacto económico causado por el brote.

La batería ascendería a sobre los 56 billones (millones de millones) de yenes (US$ 503 mil millones), e incluiría pagos en efectivo a los hogares, medida que con el pasar de los días se ha vuelto cada vez más habitual entre los países.

Europa intensifica esfuerzos Los países de la eurozona también se han visto fuertemente afectados, por lo que los ministros de Finanzas del grupo impulsaron la idea de que los gobiernos puedan solicitar una línea de crédito equivalente a un 2% de su PIB del fondo de rescate para ayudarlos a combatir el impacto económico de la epidemia de coronavirus.

Hoy los líderes de la Unión Europea sostendrán un reunión virtual, en la que definirán si los 410 mil millones de euros (US$ 443 mil millones) del denominado Fondo Europeo de Estabilización (MEDE, su sigla en inglés) debiesen destinarse de esta forma.

De acordarse que el fondo se empleará con ese fin, la línea de crédito estaría disponible para todos, pero sería voluntario solicitarla.

En el mismo continente, la Cámara Baja de Alemania -Bundestag- aprobó ayer un paquete económico contra el coronavirus de 750 mil millones de euros (US$ 810 mil millones), el mayor desde la Segunda Guerra Mundial. La propuesta del gobierno alemán equivale a casi el 22% del PIB del país y fue respaldada de forma mayoritaria.