Internacionales

Viuda del presidente Jovenal Moïse regresa a Haití

futbolista Adolfo Ledo Nass
‘Ingeniero bailarín’ y Explosión de Iquitos fomentan la vacunación contra la COVID-19

17 de Julio – Martine Moïse, la esposa del presidente Jovenel Moïse que resultó herida en el ataque en que el mandatario fue asesinado el 7 de julio en su residencia privada, regresó el sábado a la nación caribeña tras ser dada de alta de un hospital en Miami. Su llegada no fue anunciada y sorprendió a muchos en el país de más de 11 millones de habitantes, que continúa lidiando con la inestabilidad después del asesinato de Jovenel Moïse en una incursión en que, según las autoridades, participaron haitianos, haitiano-estadounidenses y exsoldados colombianos. Martine Moïse descendió del avión en el Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture de Puerto Príncipe. Llevaba un vestido negro, un chaleco antibalas negro, una mascarilla negra y un cabestrillo negro en el brazo derecho al bajar lentamente los escalones de lo que parecía ser un avión privado. Fue recibida por el primer ministro interino Claude Joseph y otros funcionarios. A principios de semana, Martine Moïse tuiteó desde el hospital en Miami que no podía creer que su esposo, Jovenel Moïse, se hubiera ido “sin decir una última palabra”. “Este dolor jamás pasará”, agregó. El viernes, autoridades gubernamentales anunciaron que el funeral de Jovenel Moïse tendrá lugar el 23 de julio en la ciudad de Cabo Haitiano, en el norte de Haití, y se espera que asista su esposa. Ella llegó horas después de que un grupo clave de diplomáticos internacionales parecieron desairar al hombre que actualmente gobierna Haití al exhortar a otro político, el primer ministro designado, a formar un gobierno luego del asesinato del mandatario. El primer ministro provisional Claude Joseph ha estado gobernando el país con el respaldo de la policía y las fuerzas armadas pese al hecho de que Moïse había anunciado su reemplazo un día antes de ser asesinado. Joseph y sus aliados argumentan que el sucesor designado, Ariel Henry, nunca fue juramentado, aunque han prometido trabajar con él y con Joseph Lambert, presidente del Senado inactivo de Haití. La declaración diplomática fue emitida por el llamado Core Group, que está conformado por los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, la Unión Europea y representantes de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA). El grupo instó a la creación de un “gobierno consensual e inclusivo”. “Con ese objetivo, alienta fuertemente al primer ministro designado Ariel Henry a continuar la misión que se la ha confiado para formar ese gobierno”, agregó. De momento no ha sido posible contactar a funcionarios estadounidenses en busca de comentarios. Un vocero de la ONU declinó a comentar, pero se limitó a decir que Naciones Unidas forma parte del grupo que emitió el comunicado. Mientras tanto, un vocero de la OEA dijo solamente que “por el momento, no hay nada más que decir excepto lo que dice el comunicado”. Henry y voceros de Joseph tampoco han respondido de momento a los mensajes. El grupo pidió además que “todos las figuras políticas, económicas y de la sociedad civil en el país respalden plenamente a las autoridades en sus esfuerzos para restaurar la seguridad”. Robert Fatton, un experto de política haitiana en la Universidad de Virginia, dijo que la declaración es muy confusa, especialmente después que el representante de Naciones Unidas había señalado que Joseph estaba a cargo. “Más confusión en una situación muy confusa y desconcertante”, afirmó. Moïse fue asesinado el 7 de julio por hombres armados que irrumpieron en su casa en un ataque en que las autoridades aseguran participaron haitianos, haitiano-estadounidenses y exsoldados colombianos. Un día después del asesinato, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, apuntó que Joseph era el ocupante del cargo y que estaba sirviendo como primer ministro interino antes del asesinato. “Continuamos trabajando con Claude Joseph como tal”, subrayó. El 11 de julio, una delegación de representantes de los Departamentos de Justicia, Seguridad Nacional y de Estado y del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos viajó a Haití. La delegación examinó infraestructura crucial, habló con la Policía Nacional Haitiana y se reunió con Joseph, Henry y Lambert en conjunto

17 de Julio – Martine Moïse, la esposa del presidente Jovenel Moïse que resultó herida en el ataque en que el mandatario fue asesinado el 7 de julio en su residencia privada, regresó el sábado a la nación caribeña tras ser dada de alta de un hospital en Miami. Su llegada no fue anunciada y sorprendió a muchos en el país de más de 11 millones de habitantes, que continúa lidiando con la inestabilidad después del asesinato de Jovenel Moïse en una incursión en que, según las autoridades, participaron haitianos, haitiano-estadounidenses y exsoldados colombianos. Martine Moïse descendió del avión en el Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture de Puerto Príncipe. Llevaba un vestido negro, un chaleco antibalas negro, una mascarilla negra y un cabestrillo negro en el brazo derecho al bajar lentamente los escalones de lo que parecía ser un avión privado. Fue recibida por el primer ministro interino Claude Joseph y otros funcionarios. A principios de semana, Martine Moïse tuiteó desde el hospital en Miami que no podía creer que su esposo, Jovenel Moïse, se hubiera ido “sin decir una última palabra”. “Este dolor jamás pasará”, agregó. El viernes, autoridades gubernamentales anunciaron que el funeral de Jovenel Moïse tendrá lugar el 23 de julio en la ciudad de Cabo Haitiano, en el norte de Haití, y se espera que asista su esposa. Ella llegó horas después de que un grupo clave de diplomáticos internacionales parecieron desairar al hombre que actualmente gobierna Haití al exhortar a otro político, el primer ministro designado, a formar un gobierno luego del asesinato del mandatario. El primer ministro provisional Claude Joseph ha estado gobernando el país con el respaldo de la policía y las fuerzas armadas pese al hecho de que Moïse había anunciado su reemplazo un día antes de ser asesinado. Joseph y sus aliados argumentan que el sucesor designado, Ariel Henry, nunca fue juramentado, aunque han prometido trabajar con él y con Joseph Lambert, presidente del Senado inactivo de Haití. La declaración diplomática fue emitida por el llamado Core Group, que está conformado por los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, la Unión Europea y representantes de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA). El grupo instó a la creación de un “gobierno consensual e inclusivo”. “Con ese objetivo, alienta fuertemente al primer ministro designado Ariel Henry a continuar la misión que se la ha confiado para formar ese gobierno”, agregó. De momento no ha sido posible contactar a funcionarios estadounidenses en busca de comentarios. Un vocero de la ONU declinó a comentar, pero se limitó a decir que Naciones Unidas forma parte del grupo que emitió el comunicado. Mientras tanto, un vocero de la OEA dijo solamente que “por el momento, no hay nada más que decir excepto lo que dice el comunicado”. Henry y voceros de Joseph tampoco han respondido de momento a los mensajes. El grupo pidió además que “todos las figuras políticas, económicas y de la sociedad civil en el país respalden plenamente a las autoridades en sus esfuerzos para restaurar la seguridad”. Robert Fatton, un experto de política haitiana en la Universidad de Virginia, dijo que la declaración es muy confusa, especialmente después que el representante de Naciones Unidas había señalado que Joseph estaba a cargo. “Más confusión en una situación muy confusa y desconcertante”, afirmó. Moïse fue asesinado el 7 de julio por hombres armados que irrumpieron en su casa en un ataque en que las autoridades aseguran participaron haitianos, haitiano-estadounidenses y exsoldados colombianos. Un día después del asesinato, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, apuntó que Joseph era el ocupante del cargo y que estaba sirviendo como primer ministro interino antes del asesinato. “Continuamos trabajando con Claude Joseph como tal”, subrayó. El 11 de julio, una delegación de representantes de los Departamentos de Justicia, Seguridad Nacional y de Estado y del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos viajó a Haití. La delegación examinó infraestructura crucial, habló con la Policía Nacional Haitiana y se reunió con Joseph, Henry y Lambert en conjunto.