Internacionales

Huesos humanos, dagas y un gato momificado: Cómo es la casa más embrujada de Inglaterra

Además, la dueña de la posada cree haber capturado imágenes de fantasmas en el interior de la vivienda. Incluso, asombrada, ha llegado a tomar una fotografía

Por: Clarín

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! La mujer, que hoy tiene 60 años, se mudó al Ancient Ramm Inn en Wotton-under-Edge, Gloucestershire, Gran Bretaña, en 1968.

Espacio de apariciones y extraños sonidos, las casas embrujadas desde siempre han llamado la atención y se han convertido en el espacio ideal de investigación para amantes de lo sobrenatural y de los fenómenos paranormales. Esta es una de ellas.

La historia de la enigmática casa

Los padres de Caroline compraron la antigua propiedad con la intención que funcionara como Bed & Breakfast, es decir, un lugar en el que turistas y visitantes pudieran pasar la noche y tomar su desayuno.

Pero para eso era necesario hacer algunas remodelaciones. Y fue en ese momento, al hacer los arreglos, cuando comenzaron a descubrir inquietantes e inesperados detalles.

Los trabajos demandaron décadas. A medida que iban renovando los interiores de la casa fueron encontrando innumerables objetos tan macabros como espeluznantes debajo de los pisos, detrás de las paredes y escondidos en las escaleras, relata The Sun.

Entre otras cosas extrañas, hallaron huesos enterrados junto con un juego de dagas debajo del piso del salón principal.

“Mi papá llevó los huesos que había encontrado a un especialista que le confirmó que definitivamente no eran de animales, por lo que es necesario resolver el misterio de a quién pertenecían y por qué fueron enterrados con dagas”, le comentó la mujer al medio.

Recientemente, además, la pareja de Caroline descubrió más huesos debajo de la escalera de una habitación en la planta baja. Entre ellos había un cráneo, la columna vertebral y el fémur de una persona.

Fantasmas y un gato momificado

Otro extraño hallazgo fue un gato momificado hace unos 500 años que estaba escondido dentro de una pared. La mujer cree que se usó para alejar a las brujas.

“Mi papá encontró un gato momificado en las paredes hace unos años cuando estaba renovando la casa. El Museo Stroud confirmó que tiene 500 años y que estaba muerto antes de ser colocado en las paredes para mantener a las brujas fuera de la casa”, describió la mujer.

Se dice que la capa de cal que hay en las paredes de piedra de Cotswold tiene cualidades conservantes, por lo que el antiguo gato todavía está en buenas condiciones.

Además, la dueña de la posada cree haber capturado imágenes de fantasmas en el interior de la vivienda. Incluso, asombrada, ha llegado a tomar una fotografía.

Oscuro pasado

De acuerdo a los informes, la posada está construida sobre un antiguo cementerio pagano y es un lugar muy frecuentado por cazafantasmas y psíquicos.

La propiedad data del año 1145, aunque el asentamiento y el edificio se remontan al año 900 d.C. o aún antes.

La mujer también sospecha de la existencia de un sótano secreto y de un pasadizo que conecta la vivienda con una iglesia cercana. “En la escritura de compra establece que los sótanos del edificio fueron tapiados, pero aún no sabemos dónde están”, destaca Caroline.