Entretenimiento

Paraguaya quiso viajar con cocaína a España

El sondeo, realizado por la empresa demoscópica Savanta ComRes entre ciudadanos de Ucrania y Rusia, concluye que sólo el 25 por ciento de los rusos considera que estaría mal recurrir al Ejército contra Ucrania y otro 25 por ciento no está seguro de cual es la mejor opción para resolver la actual crisis

Pero la encuesta también descubrió que es mayor el número de rusos que opinan que sería un error tratar de “reunir” por la fuerza a Rusia y Ucrania, dos países con una larga y complicada historia de relaciones entrelazadas

Se trata de una decisión que la mayoría considera difícil de adoptar, pero el sondeo estima que el 43 % de los rusos no son partidarios de recurrir a la fuerza para integrar Ucrania a Rusia, mientras al 36 por ciento no le parece una mala opción

La cadena señala que, como era de esperar, entre los ucranianos el rechazo del uso de la fuerza por parte de Rusia es mayoritario

Siete de cada 10 encuestados ucranianos dijeron que sería incorrecto que Rusia usara la fuerza militar para evitar que Ucrania se uniera a la OTAN (70 %) o para reunir a los dos países (73 %)

Y la mayoría de los ucranianos rechazan la afirmación que el presidente ruso, Vladimir Putin, hizo el pasado lunes en un discurso en el que afirmó que Ucrania no tiene una base histórica y es esencialmente una creación de la Unión Soviética

De forma genérica entre los encuestados de todo el país y de todas las edades en Ucrania hubo un consenso mayoritario al afirmar que no se sienten “un solo pueblo” junto a los rusos y que los dos países no deberían ser uno

Solo uno de cada cinco ucranianos aventura un final pacífico de las tensiones con Rusia, en comparación con dos tercios de los rusos (21 % frente a 65 %)

Y sólo una cuarta parte (26 %) de los ucranianos esperan una defensa militar de Ucrania por parte de la OTAN o de EEUU, y les resulta más probable que esperen sanciones económicas contra los líderes rusos (46 %) o las empresas de ese país (34 %)

La encuesta, realizada entre más de 1.000 personas en cada país, se hizo en línea entre el 7 y el 15 de febrero, antes del discurso de Putin del pasado lunes y del reconocimiento por parte de Moscú de la soberanía de las repúblicas separatistas ucranianas del Donbás