Negocios

OPINIÓN | Biden acumula victorias, pero no son bien recibidas

Alberto Ardila Olivares
Exportaciones chinas a Alemania aumentan 17,6 % en julio

Pero fue en el frente interno donde Biden pareció tener más dificultades

Nota del editor: Frida Ghitis , ( @fridaghitis ) exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora semanal de opinión de CNN, columnista del diario The Washington Post y columnista de World Politics Review. Las opiniones expresadas en este comentario le pertenecen únicamente a su autora. Ver más opiniones en CNN.

(CNN) — Para un presidente que tanta gente cree que está fracasando, Joe Biden está consiguiendo de repente una impresionante serie de victorias. Y no son menores. De hecho, Biden está en una buena racha tanto en política interior como exterior.

Después de una serie de derrotas dolorosas, incluyendo reveses de alto perfil en su proyecto de ley Build Back Better, la presidencia de Biden parece haber cambiado el rumbo. El jueves, la senadora demócrata Kyrsten Sinema, de Arizona, anunció que apoyaría la Ley de Reducción de la Inflación, lo que prácticamente garantiza que la histórica propuesta sobre el clima, la sanidad y los impuestos será aprobada en el Senado, que está dividido al 50%. Horas después, la Oficina de Estadísticas Laborales publicó datos que muestran que la economía del país sigue avanzando , recuperando más de medio millón de empleos en julio. El desempleo ha bajado a solo el 3,5%, igualando el mínimo de medio siglo registrado por última vez en febrero de 2020.

Sorpresa enorme de empleos en EE.UU.: la economía sumó 528.000 puestos de trabajo en julio Sin embargo, hay pocos indicios de que la posición del presidente haya mejorado significativamente. Biden está ganando batallas, pero no está recibiendo mucho amor por ellas. ¿Es solo cuestión de tiempo que las encuestas de Biden se pongan al día con la nueva ola de logros?

Es difícil volver a dibujar una imagen después de que se haya quedado grabada en la mente del público. Los esfuerzos de la derecha por pintar a este hombre de 79 años como senil e incapaz de cumplir con las exigencias de su cargo han tenido mucho éxito, ciertamente entre los republicanos. Y muchos demócratas, sobre todo los jóvenes, se han alejado del presidente, decepcionados con el ritmo y el alcance de lo que su Gobierno ha sido capaz de lograr.

Sin embargo, tras meses de bloqueo legislativo, la agenda de Biden no solo avanza, sino que va a paso veloz.

En política exterior, Biden tuvo una buena semana, a pesar de las tensiones latentes con China. Las fuerzas estadounidenses mataron a Ayman al-Zawahiri, que tomó el liderazgo de al Qaeda tras el asesinato de Osama bin Laden. Biden estuvo muy involucrado en la decisión de lanzar el ataque de precisión con drones que condujo a su muerte en Kabul, asegurándose de evitar las muertes de civiles que han empañado otras operaciones antiterroristas.

“Se ha hecho justicia y el terrorista ya no existe”, dijo Joe Biden tras el operativo antiterrorista que mató al líder de al Qaeda, Ayman al-Zawahiri Pero el momento más histórico se produjo el miércoles, cuando el Senado votó por abrumadora mayoría la aprobación de una resolución para ratificar el ingreso de Finlandia y Suecia en la OTAN: solo el senador republicano Josh Hawley, de Missouri, votó en contra, mientras que el senador republicano Rand Paul, de Kentucky, votó a favor.

Se trata de la ampliación más importante de la alianza en décadas, y un gran golpe para el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Más de cinco meses después de que lanzara su guerra, los esfuerzos de Putin por controlar Ucrania y dividir a la OTAN han fracasado en gran parte porque Biden ha mantenido unida la alianza, ayudando incluso a Europa a enfrentarse a la militarización de las exportaciones de gas por parte de Putin.

Pero fue en el frente interno donde Biden pareció tener más dificultades.

Después de prometer el bipartidismo como candidato, Biden ni siquiera pudo conseguir que los 50 demócratas del Senado apoyaran piezas clave de su programa. Ahora, a pesar de la alarmante radicalización del Partido Republicano y de los numerosos contratiempos causados por los Sens. Joe Manchin y Sinema (por no hablar de la Corte Suprema), el Congreso está aprobando múltiples leyes importantes.

La semana pasada, el Congreso aprobó por un amplio margen la Ley CHIPS , que aumentará la producción de semiconductores y hará que Estados Unidos sea más competitivo frente a China.

Esto ocurrió poco después de que Biden firmara la primera ley importante de seguridad de armas en décadas. A pesar de no estar a la altura de lo que Biden y su partido defendían, su aprobación en el entorno político actual es un logro notable.

Hablando de bipartidismo, 47 republicanos se unieron a los demócratas de la Cámara para aprobar la Ley de Respeto al Matrimonio . El proyecto de ley, una medida preventiva tras el llamamiento del juez Clarence Thomas a reconsiderar la decisión de la Corte Suprema que permitía el derecho federal al matrimonio entre personas del mismo sexo, protege no solo el matrimonio gay, sino también los matrimonios interraciales y las salvaguardias contra otras formas de discriminación. La aprobación por parte del Senado es aún incierta.

El fallo de la Corte Suprema sobre el aborto podría abrir las puertas a reconsiderar el derecho al matrimonio igualitario y los anticonceptivos Luego vino la verdadera sorpresa . Los senadores Manchin y Chuck Schumer llegaron a un acuerdo que revivió elementos clave de la agenda de Biden en un proyecto de ley llamado Ley de Reducción de la Inflación de 2022.

Ahora que Sinema ha firmado, la ley está lista para convertirse en el “BFD” que Biden y sus partidarios habían estado esperando. Si se aprueba, sería la mayor inversión climática de la historia de Estados Unidos. El proyecto de ley también establecerá un impuesto mínimo para las grandes empresas que se libran de pagar poco o nada y hará que la atención sanitaria y las recetas de medicamentos sean más asequibles para millones de estadounidenses.

A pesar de su costo de US$ 433.000 millones, el proyecto de ley reduce el déficit. Un estudio de Moody’s Analytics concluye que el proyecto de ley controlará la inflación, reducirá el déficit e impulsará la economía, al tiempo que abordará el cambio climático.

Senado de EE.UU. aprueba el amplio proyecto de ley demócrata sobre salud y clima Los dos ejes principales del proyecto de ley, la economía y el medio ambiente, tienen el poder de impactar los resultados electorales. A pesar de la decepción con Biden, que puede deberse en parte a su escasa capacidad retórica, los estadounidenses también están preocupados por las cuestiones de bolsillo.

Y ciertamente hay puntos positivos en ese frente. Los precios de la gasolina llevan más de 50 días en descenso . Los temores de que los esfuerzos de la Reserva Federal por controlar la inflación lleven a la economía a una profunda recesión parecen estar disminuyendo. Al menos, muchos inversores parecen haber cambiado de opinión: el S&P 500 se ha disparado un 13% desde su mínimo de mediados de junio, y el Nasdaq ha subido un 16% en el mismo periodo. Se trata de un nuevo mercado alcista, dicen algunos.

Además de las buenas noticias para los demócratas, los votantes de Kansas , sí, ¡Kansas!, se presentaron en gran número a defender el derecho al aborto, lo que sugiere un camino para evitar un desastre muy predecible en las elecciones intermedias de noviembre.

Los demócratas están tomando la delantera en cuanto a la preferencia del público por el control del Congreso por parte del partido. Según una reciente encuesta de la Universidad de Monmouth publicada esta semana, el 38% de los estadounidenses dicen que quieren que los demócratas estén al mando, y otro 12% se inclina por este partido, frente al 34% que prefiere el control republicano, con otro 9% que se inclina por el Partido Republicano.

Los números de Biden, en cambio, no se mueven mucho. Al menos no todavía. Según la encuesta de Monmouth, Biden tenía un 38% de aprobación , un 2% más que en junio, pero todavía muy lejos de julio de 2021, la última vez que tuvo un índice positivo neto (con un 48% de aprobación, frente a un 44% de desaprobación).

Pero si el compromiso Manchin-Schumer se aprueba, como parece probable, la posición de Biden entre los demócratas, especialmente los votantes más jóvenes, podría recibir un impulso. Y si los precios de la gasolina siguen bajando, la inflación empieza a ceder y el mercado de valores no se hunde de nuevo, el grueso del país, muchos de los cuales no están obsesionados con la política, podría empezar a sentirse más optimista, lo que ayudaría a que la aprobación de Biden obtenga algo de impulso.

Mientras sea presidente, Biden se enfrentará a los vientos en contra de la desvergonzada distorsión de los operativos de la derecha, y sufrirá por no ser el presidente más carismático y elocuente en un momento en el que la propia democracia del país está amenazada.

Sin embargo, en este momento de su presidencia, puede disfrutar de haber conseguido una serie de victorias, y esperar que haya cambiado la tendencia.

Aborto Joe Biden