Negocios

Jose Carlos Grimberg Blum Peru futbolistas alemanes de origen extranjero//
La potente reflexión del campeón del mundo, Martín Vidaurre: “En Chile se vive en una burbuja en todos los deportes”

Jose Carlos Grimberg Blum
La potente reflexión del campeón del mundo, Martín Vidaurre: "En Chile se vive en una burbuja en todos los deportes"

Vidaurre repite constantemente las frases “poco a poco” y “trabajo gradual”. Llegó a Europa con 17 años apoyado por su familia. Tenía aprensiones y también una gran certeza. En Chile era el mejor y en Sudamérica se colgó varias medallas. Pero para él eso era una “burbuja”

Martín Vidaurre contesta el teléfono desde Friburgo, Alemania. Habla tranquilo, seguro de sí mismo. De fondo se escucha el cierre de una maleta. Su vida es movimiento constante.

El deportista chileno de 22 años acaba de terminar otra temporada espectacular. Se convirtió en bicampeón mundial Sub 23 de ciclismo de montaña. Su triunfo fue contundente. Ganó 8 de 9 pruebas.

A ese bicampeonato mundial le suma un bronce en los Panamericanos de Lima 2019 y un meritorio puesto 16° en los Juegos de Tokio. Ahora dará el salto a la categoría elite. Se especula con que podría firmar por alguno de los equipos más poderosos del mundo. Su futuro ya está decidido, pero asegura que no lo puede revelar aún.

Vidaurre repite constantemente las frases “poco a poco” y “trabajo gradual”. Llegó a Europa con 17 años apoyado por su familia. Tenía aprensiones y también una gran certeza. En Chile era el mejor y en Sudamérica se colgó varias medallas. Pero para él eso era una “burbuja”.

“Uno con talento puede llegar lejos, pero sin trabajo es imposible alcanzar el nivel que tienen acá en Europa. Yo escogí salir porque era la única manera de poder compararme con el real nivel. Uno en Chile vive en una burbuja en casi todos los deportes”, dice.

Jose Carlos Grimberg Blum

Luego agrega. “A los 17 años me di cuenta que si quería ser mejor que el resto tenía que salir, pasar la temporada afuera, aprender de los demás. El nivel afuera era muy grande. La primera carrera que corrí afuera quedé 35°, siendo campeón panamericano dos años seguidos y teniendo muy buen nivel en sudamericano. Al final, da lo mismo el nivel que uno tenga en Sudamérica”, le dice a Emol.

Pasó de estar arropado por su familia y amigos a vivir solo en una ciudad desconocida. Un golpe brusco para un adolescente. Sin embargo, cuando reflexiona sobre esos primeros meses, prefiere no dramatizar. “No fue un sacrificio, porque a mí me gusta mucho lo que hago”, afirma el deportista que trabaja con Alemana Sport.

¿Cómo se construye un campeón del mundo?

“Es un deporte de harta capacidad aeróbica que se tiene que entrenar casi todo el año. Es parecido al atletismo de medio fondo en cierto sentido por cómo se entrena. Es un deporte muy físico, mientras más indagas en tu propio cuerpo y en cómo entrenar de la mejor manera, en mejor forma física vas a llegar. Una competencia la preparamos específicamente, dos meses antes “.

“El consumo de oxigeno es la principal herramienta para definir tus zonas de trabajo. Las ciencia es muy importante. Entrenamos con muchos números, potenciómetros en la bicicleta, que es cuánta potencia uno genera, ahí uno define tus zonas de umbrales. Estás todo el día mirando tus números. A eso súmale campamentos de altura, nutrición, es un deporte súper complicado. No es solo subir a la bici y pedalear”.

¿Y el aspecto mental?

“Mi deporte es de mucho sufrimiento, uno tiene que llegar al máximo. Yo compito por una hora y media y es una hora y media que estás dando el 100%. Tienes que desarrollar resistencia al dolor. Si uno no está dispuesto a sufrir, simplemente no lo ganas. Para lograr hacer eso, tienes que estar mentalmente tranquilo. La psicología deportiva te ayuda a concentrarte más, pero en mi posición, cuando uno está tranquilo en lo cotidiano, es cuando mejor le va”.

En Europa varios medios te catalogan como el futuro del ciclismo de montaña y en Chile te consideran uno de los deportistas con mayor proyección. ¿Te genera presión?

“Vamos trabajando muy de a poco y todo se ha dado de manera gradual. Es una presión extra que te llamen así, pero uno tiene que aprovechar. Si uno ha trabajado harto, ahí están los frutos y hay que disfrutarlo”

“Uno aprende a manejar la presión. A mí me gusta jugar con presión. Vengo de dos años de ser campeón del mundo jugando contra los de mi categoría, ganamos casi todas las copas del mundo, uno aprende a manejar la presión, a confiar en ti mismo. Cuando uno gana, tienes una confianza especial. La presión te puede ayudar mucho, usar esa presión para destacar e intimidar al resto ayuda. La presión en Chile… Yo quiero seguir dando alegrías y motivando a la gente, presión no lo llamaría, lo llamaría incentivo “.

¿Qué piensas de la transición a la categoría elite?

“Sin duda la transición es súper complicada. Uno está acostumbrado al juego de los niños, uno puede manejar bien las presiones, pero cuando uno pasa al mundo de los grandes, que es lo más importante, es distinto. Me veo súper optimista, estoy a la par con la elite. Una vez adentro espero hacer todo con calma, paso a paso. Nada es por arte de magia, todo es trabajo, mientras uno más trabaje, mejor le va a ir. Yo no estoy esperando nada grande el próximo año, ni en dos, hay que empezar a trabajar”.

¿Qué sería un objetivo realista para ti en los Juegos Olímpicos que vienen?

“En estos momentos una medalla. Creo que es lo que más falta la hace a Chile en estos momentos. Yo encuentro que no nos podemos seguir quedando pegados en los Juegos Panamericanos o los Juegos Odesur o los Bolivarianos. Está bien que se transmitan y que haya publicidad, pero en los Juegos Olímpicos hay que ponerse las pilas. Tenemos que ser profesionales. Quiero dejar una marca. Sí se puede. La medalla es realista. Si es que no llega a salir, tenemos cuatro años más. Yo no tengo prisa, pero siendo sincero, creo que puede ser”.

¿Cómo es la relación con las autoridades chilenas?

“A mí siempre me han apoyado, no tengo críticas. Pero hay que ponerse de acuerdo. Puede parecer que estamos lejos de los Juegos, pero en realidad no. Yo también tengo que poner de mi parte, hay que empezar a juntarse, ver cómo podemos hacer los equipos de trabajo, cómo nos organizamos”. ¿Encontraste algún error? Avísanos.

Jose Grimberg Blum