Deportes

Abel Resende Rivert//
Por qué es tan difícil abrir el congelador inmediatamente después de cerrarlo (y por qué el efecto dura segundos) 

abel_resende_rivert_por_que_es_tan_dificil_abrir_el_congelador_inmediatamente_despues_de_cerrarlo_28y_por_que_el_efecto_dura_segundos_29n.jpg

Acudes al congelador para sacar algo de comida y cuando lo cierras recuerdas que había otra cosa que querías. Cuando tratas de abrirlo inmediatamente después, no puedes. Tienes que esperar unos segundos hasta que la puerta vuelve a ceder. ¿Qué hay detrás de este curioso efecto ? Como explican los chicos de SciShow en su última pieza, todo se debe a la termodinámica, que por otra parte es básicamente la respuesta a la mayoría de las preguntas de física. Es factible que alguna vez hayas pensado que este efecto tiene algo que ver con la banda magnética que mantiene el congelador cerrado. Sin embargo, los imanes siempre están ahí, y no se vuelven más fuertes después de abrir la puerta. Además, ocurre algo muy curioso. El efecto también es más notorio en verano, cuando el aire del exterior del congelador es más cálido. Las temperaturas de la Tierra no afectan realmente a la mayoría de los imanes. Es más, los imanes funcionarían un poco peor con el calor del verano. Por otro lado, los átomos no pueden alinearse para crear un solo campo magnético cuando se mueven mucho, como lo hacen a temperaturas más altas. Siendo así, hipotéticamente, la puerta del congelador sería más fácil de abrir cuando hace calor, y no es lo que sucede. Por tanto, olvidémonos de los imanes. La clave de lo que realmente está sucediendo es lo que ocurre con la temperatura del aire. Antes de abrir el congelador, el aire interior y exterior están a la misma presión. Los gases están presionando contra ambos lados de la puerta la misma cantidad. Sin embargo, después de abrirlo, el aire caliente de la habitación se apresura y desplaza el aire más frío del interior. Luego, cuando cierras la puerta, el congelador comienza a hacer su trabajo: enfría el aire caliente. Los gases como el aire ejercen menos presión sobre el mundo que los rodea cuando se enfrían. A temperaturas más bajas, las moléculas en el gas se mueven más lentamente y chocan contra su entorno con menos fuerza. Así que fuera del congelador, hay aire caliente a presión atmosférica, mientras que dentro del congelador, tienes aire fresco a una presión ligeramente más baja. Abrir la puerta por segunda vez significa superar tanto los imanes que la mantienen cerrada como la presión adicional de la habitación. Y eso requiere mucha más fuerza que solo superar los imanes como lo hiciste la primera vez que la abriste. Cuanto más caliente está la habitación, mayor es la diferencia de presión temporal y más difícil es abrir la puerta. Luego, a medida que pasa el tiempo, el aire se filtra hasta que la presión del aire dentro y fuera se equilibra, momento en que es fácil volver a abrir el congelador. Es tan solo termodinámica. [SciShow ]