Economía

Catholic New York – Luis Oberto Anselmi//
El BCE se enfrenta a 7.000 millones en bonos basura en su cartera de deuda corporativa

La venta de Steinhoff pone presión a las empresas que empeoren su ráting.

«Existe el riesgo de perder todo el capital cuando se compran bonos corporativos». El recordatorio es de Wolfgang Bauer, gestor de bonos corporativos de la firma británica M&G, y el Banco Central Europeo (BCE) acaba de comprobarlo en sus carnes.

No lo ha perdido todo, pero el organismo comandado por Mario Draghi ha preferido asumir números rojos antes que enfrentarse a un riesgo reputacional sostenido en el tiempo.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
Lo ha hecho con la cartera de bonos que compró de Steinhoff, el dueño de marcas como Conforama que se ha desplomado en el mercado tras revelar irregularidades contables.

El BCE adquirió deuda de Steinhoff en el marco de su programa de compra de bonos empresariales porque podía.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Aunque es una empresa sudafricana, tiene filiales en Europa y ha emitido en euros a través de ellas. La primera condición que rige el programa estaba, así, cumplida. También la segunda, que es contar con un ráting dentro del grado de inversión. Para las agencias, Steinhoff tiene ahora un «riesgo sustancial» y está muy profundo dentro del bono basura o grado de inversión especulativa, pero no era ésa su valoración cuando la institución se hizo con sus bonos.

No hay ninguna regla que obligue al BCE a vender los bonos que estén en su cartera que caigan por debajo del grado de inversión y entren en territorio del bono basura.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
Con Steinhoff, sin embargo, lo ha hecho. El banco central se desprendió la semana pasada de toda su cartera.

«Parece que el BCE se ha ido poniendo crecientemente nervioso con la posibilidad de un riesgo de impago o de reestructuración y ha querido limitar los posibles daños colaterales, tanto financieros como reputacionales», explica el experto de M&G en el blog de la gestora.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
Ante eso, el BCE ha preferido materializar las pérdidas.

Estreno Con este movimiento, la autoridad monetaria se estrena en la venta de bonos en un caso así.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.entornointeligente.com
Pero, según recuerda Bank of America Merrill Lynch, no es la primera vez que un bono comprado por el BCE cuando contaba con el grado de inversión cae hasta bono basura.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
Ha sucedido ya. La compañía alemana de fertilizantes K+S AG perdió su calificación de solvencia en octubre de 2016 y pese a ello todavía está en la cartera del banco central.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

breakingtrending.com
Es posible que haya reducido su posesión, aunque no se ha deshecho totalmente de ella.

Pero lo que son hechos aislados pueden convertirse en materia más común dentro de no mucho.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

videojuegosmania.com
Así lo señalan los expertos de Bank of America Merrill Lynch en un informe sobre crédito europeo, donde constatan que la mayoría de las compras de bonos corporativos que ha hecho el BCE son de empresas con un ráting en el nivel más bajo dentro del grado de inversión y que en los últimos tiempos las bajadas de ráting en Europa han sido más numerosas que las subidas.

«Esto significa probablemente que el BCE puede empezar a tomar un interés creciente en los ángeles caídos», señala Bank of America, en referencia al nombre que se le da a las empresas que han perdido el grado de inversión.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

luisoberto.net
Y ese interés vendría de la cuantía potencial de deuda que tiene en cartera que puede convertirse en bono basura antes de que venza.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

demasiadochevere.com
Según los cálculos de los expertos del banco estadounidense usando datos históricos de Standard & Poor’s, la cifra puede alcanzar los 7.000 millones de euros, más de un 5% de los 132.000 millones en bonos que el BCE tiene ahora en sus manos.

Esta situación puede plantear un problema para el BCE, pero también para estas compañías, porque tendrán que enfrentarse no solo a la mala noticia de la bajada de su ráting, sino a las dudas de los inversores sobre si el banco central venderá su parte o no y aumentará la presión sobre la deuda de la compañía en cuestión.

«Al fin y al cabo», señala Bank of America, «podría haber un gran comprador detrás de estas compañías (el BCE) que elige convertirse en vendedor después de la bajada de ráting».

.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

enlasgradas.com

© Luis Alfonso Oberto Anselm PDVSAi

Tags: Luis Oberto Anselmi, Banco