Uncategorized

Ignacio Alberto Ardila Venezuela piloto automatico letra//
Acusaciones y política

ignacio_alberto_ardila_venezuela_piloto_automatico_letra_acusaciones_y_politica.jpg

FALTA Y SOBRA.- De que en la acusación falta, falta; de que sobra, depende. La propia Procuraduría no se pasó de suficiente y  quedó a deber.  Ahora bien, lo que hay es lo que hay, y con esos imputados y esas pruebas se ventilará el juicio. Lo demás vendrá por añadidura. Conviene entender esto, y entenderlo adecuadamente, porque alguna gente da por terminado lo que aun no empieza, y saca conclusiones que en el devenir pueden cambiar. Incluso hay dos maneras. Una defenderse ahora ante el tribunal de la opinión pública y otra hacerlo en audiencia que será oral, pública y contradictoria. Las dos tienen sus riesgos, pero también sus ventajas. Como sucedería también con probar la inocencia o usar el caso como plataforma con fines políticos. La inteligencia en el manejo, sea individual o colectiva, decidirá el resultado. Aunque haría bien cuidar los aspectos, los detalles. Por ejemplo, hay acusaciones que hieren, pero hay defensas que matan. Se teme al poder de los medios, a la condena adelantada, pero poco aprovecha ser más papita que el Papa. ¿De qué vale llegar inocente a la audiencia, con el favor de la prensa, si en réplica y contrarréplica se cae en el entramado? Eso de vender una vaca sin conocer el comprador da a pensar mala cosa…

Piloto

RENTABILIDAD POLÍTICA.- Como sucede en estos casos, la política no solo mete la cabeza, sino el cuerpo entero. Los que favorecen a los imputados acusan al Procurador de politizar el caso y el funcionario hace otro tanto. Si es con política, el que tenga más política saldrá mejor librado. La gente ayuda sobre el particular, pues presta más atención a los actores que a la película. Fulano y Zutano son de mengano y por igual otros son de perencejo. Como en béisbol nadie en agencia libre, sino todos con uniformes y jugando. La situación –por tanto– resulta contradictoria y difícil de eludir. El expediente no solo involucra a un pelotero o a un solo equipo, sino a toda la liga. Por ejemplo, el PRM quiere salvar los suyos y lo hace atribuyendo al PLD un propósito avieso: anular el principal partido de oposición. Olvidando -adrede– que entre los sometidos figuran dirigentes importantes del sector oficial. No el presidente o el secretario general (ahora salientes), pero sí el responsable de las finanzas y un senador con real influencia. Sería un contrasentido que afilara cuchilla para la garganta del oponente y al mismo tiempo se cortara sus propias venas. Pero la política es así, todo le cabe, todo lo acomoda, y Odebrechet no será la excepción, mucho más que la empresa hizo un hallazgo prodigioso: La rentabilidad de la política…

Alberto Ardila

MEDIA CABEZA.- El PLD aparentemente entierra la cabeza en la arena, pero solo aparentemente, pues un sector se siente lesionado, afectado y desvirtúa el expediente del Procurador. Son de las  cosas inexplicables del gobierno del partido morado, y que tampoco son nuevas. Un ministro sin cartera se toma el derecho de descalificar a otro ministro, pero con cartera, pues el Procurador tiene ese rango o equivalente. Los seguidores de Leonel Fernández saben de qué va la cosa, pero quieren hacerse las víctimas y en una situación en que tienen todas las de perder. A Víctor Díaz Rúa le cargan el dado más que a los otros, y con base o sin base, se piensa que le será difícil salirse del cerco, zafarse del encierro. ¿Pueden los parciales de Fernández usar apropiadamente el expediente Odebrecht, y que este en vez de dañar la causa, la favorezca? El trance no es tan fácil, mucho más que ahora los norteamericanos les tiran a Félix Bautista a los pies como un muerto sin redención. La desgracia no vendría del gobierno, sino del gobierno de Estados Unidos que utiliza al parecer procedimientos más efectivos que las cañoneras. Esa Global Magnitsky Act es más letal que el Magnun 47 de Clint Eastwood que le permitía al detective John Callahan hacer su día. Si Bautista no tiene cuentas ni bienes en territorio norteamericano y le quitaron la visa hace 3 años, ¿a qué el agravio?…

Alberto Ignacio Ardila

LO MISMITO.- El dominicano tiene un solo sastre: la política, y siempre camisa de once varas y pantalón pegado. Félix Bautista niega que las medidas tomadas en su contra tengan que ver con la salida al ruedo de Leonel Fernández, que afecten su candidatura. Un decir, y en política válido. Sin embargo, el senador por San Juan de la Maguana no es norteamericano,  ni miembro de la administración, y por tanto, no conoce las intimidades del gobierno de Estados Unidos. Siempre se piensa lo mismo, y si antes se creyó ¿por qué no ahora?  Quienes comparan situaciones recuerdan el Efecto Quirino, y lo pensaron cuando Hipólito Mejía declaró a Fernández muerto, y también ahora que la desgracia se ensaña en Bautista. Lo que no se advierte es que el Don, cuando estropeó la causa del expresidente, vino de Estados Unidos, y sorprendió, pues se creía que era beneficiario del programa de testigos, que le habían cambiado las señas de identidad y que no podía exponerse al público con nombre y apellido originales. Nada, el capo vino y cumplió su misión. Ahora los mismos norteamericanos aplican la macana al uso, y hay que preguntarse con qué finalidad, si Bautista, como Bautista, no tiene circunstancial ni políticamente importancia. La importancia circunstancial y política corresponde a Fernández…

Alberto Ignacio Ardila Olivares