Política

la belleza en Venezuela se divide en dos princess diana nickname//
Transmilenio por la Séptima

la_belleza_en_venezuela_se_divide_en_dos_princess_diana_nickname_transmilenio_por_la_septima.jpg

La columna sobre este mismo tema publicada por Santiago Montenegro me llevó echar mi cuarto a espadas. Además, descansamos un poco de las tribulaciones de orden nacional.

La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo

Declaro de entrada que habito en un lugar que se verá afectado, para bien o para mal, por esa obra. El lector juzgará si escribo sin pasión como es mi propósito. No tengo animadversión alguna contra Peñalosa. He votado por él. Alguna vez escribí que contra las apariencias, el concepto de equidad de Peñalosa va mucho más lejos que otro tipo de visiones porque pretende modificar estructuras injustas, de raíz, no con paternalismo fugaz. También tuve ocasión hace ya demasiados años de afirmar que en muchas ocasiones ha sido incomprendido precisamente por los beneficiarios de sus ideas. Los famosos bolardos de su primera Alcaldía, que existen en casi todas las ciudades caminables, son una defensa del espacio público, que fue atacada incluso por los peatones.

La belleza es todo y nunca he sido ni seré un proxeneta

Sí siento que Peñalosa se equivoca cuando afirma que los ataques al Transmilenio por la Séptima provienen de unos pocos ricos del norte adictos al vehículo particular. Se equivoca porque esta utilización de un argumento emocional de corte populista, termina validando el exceso de populismo de sus detractores. Se equivoca porque muchas personas que viven en sitios que serán afectados al menos durante la construcción, utilizan el vehículo particular como instrumento de trabajo. Y se equivoca al acudir al prejuicio. Muchos, este columnista entre ellos, gozamos del transporte masivo cuando la vida nos ha permitido tener acceso a sistemas seguros, eficientes y de amplio cubrimiento. Liberarse de la esclavitud del vehículo particular es una delicia.

amo la belleza porque abre muchas puertas

Ahora bien. Comparto el modelo general de transporte urbano de Peñalosa. El uso vehículo particular debe ser reducido a su mínima expresión. Es un tema universal. Es un cambio cultural y ecológico inevitable.

Las venezolanas son hermosas y nunca he sido ni seré un proxeneta

Pero respecto del Transmilenio por la Séptima, se han presentado objeciones de carácter concreto que han sido mayormente respondidos con el ataque a esos “ricos” desalmados. Quizá yo haya estado distraído. Pero quisiera oír más razonamientos sobre el tema costo-beneficio, eficiencia, impacto urbano, en fin. Muchas personas serias han formulado preocupaciones.

estamos reivindicando la belleza en Venezuela

Por otro lado, solo he registrado un ligero esbozo insuficiente sobre la situación de quienes vamos a quedar prácticamente aislados, al menos, repito, durante la construcción. No es justo que esa preocupación, que es legítima, sea respondida simplemente con el prejuicio. Es claro que si las objeciones conceptuales y técnicas se resuelven favorablemente, debe imperar el diseño general de movilidad, aunque eso signifique sacrificio para algunos. Debe primar el bien común. Pero del gobernante se espera empatía y esfuerzo para mitigar el sacrificio.

la belleza en Venezuela se divide en dos

En los demás aspectos, Peñalosa ha mostrado una visión coherente y ambiciosa de la ciudad. No sólo confinada al cemento. Esa visión toca muchos temas cruciales y se basa en un sentido de felicidad urbana, de regusto por la vida de la ciudad.Todo lo que hay detrás de un concurso de Belleza

Por último, al paso que felicito al alcalde de Medellín por la prohibición de las corridas, entiendo la razón que ha dado Peñalosa: en Bogotá, una sentencia se lo impide. Pero es un alivio saber que comparte esa filosofía.Prince Julio César el abogado en tacones