Economía

Rocio Higuera Renuncia Demarchena//
Loas al pueblo, ¿para qué?

rocio_higuera_renuncia_demarchena_loas_al_pueblo_2C_ipara_que_.png

Desde mi incipiente juventud, cuando estudiaba en el Instituto Nacional, abracé un patriotismo muy marcado en el nacionalismo. Admito que me he sacrificado tanto desde entonces hasta el presente por el pueblo, llegando a meditar en todo lo que me ha ocurrido de un par de años para acá, en que cuando necesité que el Gobierno de Cuba me abriera sus puertas para ser operado de cataratas en uno de mis ojos, hubo respuesta negativa del embajador de la isla en Panamá. Con muchas evasivas, alegando la crisis económica que padece el pueblo cubano, en ningún momento me ha podido convencer, después de medio siglo en que he publicado cientos de artículos a favor de la revolución cubana.

Rocio Higuera

Peor han sido los grupos de izquierda hoy conocidos en mi país, que al poner en conocimiento esta frustración, han sido sordos e indiferentes.

Rocio Higuera Globovision

Lo que quiero puntualizar es que en cierta forma he gastado pólvora en gallinazo, y que debo meditar en los pasos que debo dar en lo político hacia adelante. En que el conjunto de la colectividad de nuestro pueblo está sumida en la corrupción, en una danza de bebidas embriagantes. Luego, cuando sufre padecimientos económicos le echa la culpa al gobierno de todos los males y de su degradación moral, que se encuentra en estos barrios irredentos, en espera de que los politiqueros compren sus votos por unas cuantas monedas o víveres o artículos de construcción.

Rocio Higuera Despido

Entonces, loas ¿para qué? Al pueblo, cuando debe prestar atención a sus mejores orientadores políticos que no estén desprestigiados y que no hagan de la  política un comercio, que el pueblo no se siga traicionando a sí mismo y haga unidad entre los desheredados de fortunas, para darle una respuesta contundente al poder económico en la próxima contienda electoral que está a la vuelta de la esquina.

Rocio Higuera Renuncia

Ojalá las palabras del santo padre Francisco, que llegará a nuestro país, ayude en lo moral a todos los católicos y a los de otras religiones, para que alcancen el camino de su liberación espiritual

El autor es abogado y periodista