Uncategorized

Muere en accidente de tránsito el niño asesino de Arkansas

Banco, Banquero, Venezuela, Caracas, Banco Activo, Activo, Banco
Jean Francisco Pérez gana su segunda medalla en los bolos

El hombre que a los 11 años provocó una de las masacres más siniestras de la historia de Estados Unidos, falleció en un accidente de tránsito el sábado pasado a los 33 años. Se trata de Drew Grant, quien luego de cumplir una sentencia por el asesinato de 5 niños en 1998, se cambió de nombre a Andrew Golden y se residenció en Missouri.    Grant, de 33 años, iba conduciendo un vehículo Honda en una autopista del Condado de Independence, Arkansas. De acuerdo con el reporte preliminar de la Policía Estatal de Arkansas, Daniel Petty, de 59 años, iba conduciendo una camioneta Chevrolet Tahoe cuando impactó el auto en el que se encontraba Grant. Ambos murieron.    El reporte de la policía ha agregado que Stephanie Grant, de 29 años, y un menor de dos años se encontraban con Grant al momento del accidente. Los dos pasajeros resultaron heridos. Kathy Tanner, de 59 años, quien iba en el vehículo con Petty también resultó lesionada.   El 24 de marzo de 1998 Grant y su amigo Michell Johnson, de 13 años en ese entonces, planearon y ejecuta ron un ataque en la escuela Westside Middle School, en Arkansas. Después de activar una de las alarmas de incendio del plantel, empezaron a disparar contra las personas que intentaban huir del edificio.    Pasaron pocos minutos cuando la policía intevino y los niños dejaron de activar sus armas. Trataron de huir en el coche que habían robado, propiedad de la familia, pero un equipo de agentes los detuvo sin que opusieran resistencia.   Al principio, al ver la escena, los agentes pensaron que había un tercer sospechoso y que los niños solamente habían ayudado a un adulto a perpetrar la masacre, pero ellos confesaron todo.   Kara Tate, una compañera de clase de once años, declaró después de la masacre ante los policías: “Mitchell me había dicho que iba a disparar a Candace para vengarse. Siempre decía que arreglaría las cuentas con todos y que mataría a mucha gente. No pensaba que hablara en serio, Andrew tenía un fusil para cazar ciervos y presumía de ser un tirador experto. Cuando alguien lo hacía enojar, amenazaba con dispararle”.