Política

Especialista en Leyes Mario Enrique Villarroel Lander//
Los 11 mejores libros de animales de 2019

Los 11 mejores libros de animales de 2019

Por eso cuando me pidieron una lista con los mejores libros de animales de este año sentí como si estuviera subiendo de nivel en esto de escribir. Pero luego ya me puse a hacerlo y me di cuenta de que no. No es tan fácil hacer una lista. Y mucho menos ordenarla. De hecho, a mí me hubiera encantado dejarla en 10 títulos, que seguro que así esta noticia funciona mejor en buscadores de Internet, pero como los dueños de animales somos gente con (algo de) corazón, no he sido capaz de descartar uno.

Mario Villarroel

Total, que aquí van los mejores libros de animales (escritos por humanos) que he leído a lo largo de 2019 (no quiere decir que se hayan publicado este año). Insisto en que es una selección personal. Mi principal bagaje es que convivo con dos gatos (notarán el sesgo felino en la selección). Allá voy:

Animales célebres (Periférica), de Michel Pastoreau. Es un libro maravilloso. Para entretenerse y, sobre todo, para aprender. Es una Historia de los animales construida a través de historias, que se van entrelazando con las historias y la Historia del ser humano. Mitos, realidades, anécdotas. De la serpiente del pecado original al primer oso de peluche, pasando por la ballena de Jonás o Mickey y Donald. Cada capítulo es una lección que invita a leer el siguiente. Servidor, por ejemplo, entendió por fin por qué su madre le decía “San Antón se enamoró de un gochu (cerdo, en Asturias)”. Está, por cierto, muy bien escrito (y traducido).

Mario Villarroel Lander

El gran libro de los gatos (Blackie Books). Los gatos siempre han sido animales muy literarios. Como son igual de puñeteros que los humanos, atraen de una forma especial a los escritores. Este libro es una gran selección (la mejor que yo haya visto hasta ahora) de textos de la literatura universal sobre gatos. Cuentos, ensayos, poemas… Es complicado no engancharse a un libro que comienza con la fantástica frase de Leonora Carrington: “Las personas menores de setenta años y mayores de siete son muy poco fiables si no son gatos”. Es un gran regalo de Reyes. Si has sido poco gato y te has portado bien, claro.

Mario Enrique Villarroel Lander

El tigre en la casa (Sigilo), de Carl Van Vechten. Cada vez son más los autores que se atreven a intentar descifrar el gran secreto del gato, que no es otro que dar con la razón por la que un animal (a veces) tan egoísta, (a veces) tan arisco, (a veces) tan pasota y (a veces) tan puñetero, se ha convertido en un ser tan fascinante, llegando incluso a dominar Internet sin saber manejar un ordenador. El mérito de este libro es que se publicó en 1920. Y es muy curioso, porque arranca hablando “Contra el prejuicio popular”. Todos los capítulos son interesantes y trazan muy bien el papel que juega el gato en nuestra sociedad (en el teatro, en la poesía o en el folclore). El capítulo de las leyes es tronchante. Porque sí, hubo quien se atrevió a legislar sobre gatos

Perros y gatos bajo la lupa de los científicos (Nórdica Infantil), de Antonio Fischetti. Con ilustraciones de Sébastien Mourrain. Es un libro infantil, pero escrito con el debido respeto a los pequeños, lo que lo convierte inmediatamente en un libro para todas las edades. Describe, con rigor científico y lenguaje cercano, los principales rasgos de los canes y los felinos. Una guía práctica para entender cada gesto o cada postura de los animales, así como sus costumbres y, si tiramos un poco de imaginación, lo que pasa por sus mentes

Tangram Gato (Ekaré), de Maranke Rinck y Martijn van der Linden. ¿Ustedes saben lo que es un Tangram? Yo me enteré cuando cayó este libro en mis manos. Es un puzle de origen chino que consta de siete piezas: dos triángulos grandes, uno mediano, dos pequeños, un cuadrado y un paralelogramo (que lees y al mismo tiempo repasas lo que aprendiste en el colegio, vaya). El resto es formar siluetas con las piezas sin que estas se solapen. Es un libro para abrir la mente e imaginar. Incluye un tangram

A través de mis pequeños ojos (Duomo), de Emilio Ortiz. Un ejemplo de literatura escrita desde la perspectiva del animal de compañía. Cross, un perro guía, se convierte en los ojos de Mario, un joven invidente. Y también en los nuestros: ofrece una singular mirada de la sociedad que formamos. El autor sabe de lo que habla. Es invidente. Y la historia se inspira en su relación con el que fue su perro guía durante años: Spock. Por cierto que Spock se jubiló recientemente y Emilio tiene ahora un nuevo compañero. Seguirá viviendo con Emilio, pero se tiene bien merecido el descanso. 

Primeros auxilios para gatos (Almuzara), de Germán Pérez Muñoz. A ver cómo lo explico… muchos dueños de mascotas somos bastante hipocondriacos. Y, obviamente, se lo transmitimos a nuestros compañeros de piso. Este es un manual muy completo, elaborado por un veterinario que ayuda con enfermedades y también con dudas del día a día. A mí me ha parecido muy útil. Otro punto a favor: está escrito sin alharacas. ¿Hay algo mejor que entender sin problema lo que te dice un veterinario?

Animales domésticos (Ekaré), de Jean Lacointre. Los señores de Archibaldo son una pareja de la alta sociedad. Viven en una gran mansión de diseño. Conducen un coche descapotable. Un día aparece a las puertas de casa un perro doméstico (de la raza de Tristón, para que nos orientemos todos) y todo comienza a cambiar. El siguiente en llegar será un gato, que decidirá adoptar a los Archibaldo. Moscas, ratones, sapos o mariposas se irán sumando a la residencia, terminando aquello en una fiesta

Adiestra a tu gato (Kitsune), de John Bradshaw y Sarah Ellis. Suena a utopía, ¿a que sí? Pues no, no lo es. Es un libro ilusionante desde el prólogo, ya que la coautora te explica lo que consiguió hacer con su gata Claude. Y te quedas picueto. Es una cosa loca. Además, tiene un montón de trucos para acciones cotidianas: las visitas al veterinario, la convivencia con otros animales, el heroico acto de cortarles las uñas en casa… Una recomendación: hay que tomárselo con ganas y con ilusión, ya que el método conlleva una parte importante de esfuerzo humano. No os digo ya de la parte felina

  Felino fugitivo (autoedición), de Margarita Suárez. Es una historia muy tierna de un gato al que abandona su humano. A partir de ahí, se sucede el aprendizaje a través de las diferentes aventuras. Narrada en primera persona, la historia está enfocada hacia la concienciación sobre la responsabilidad que implica tener un animal doméstico. ¿Qué decidirá el protagonista? ¿Quedarse al calor de un hogar o seguir buscando aventuras por el mundo exterior? Tiene, además, el mérito de ser una autoedición. Las ilustraciones son de Enrique Pérez. 

   100 maneras de que un gato eduque a su humano (Alianza Editorial), de Celia Haddon. “Los perros pueden tener amos. Nosotros, los gatos, tenemos empleados”. Así comienza este libro que, al parecer, ya han leído todos los gatos domésticos del mundo mundial. Desde la ironía, explica a los humanos que conviven con felinos hasta dónde puede llegar su maldad y esa gracia innata que tienen. Es fácil imaginarse a nuestros gatos leyendo en alto cada capítulo, mientras acarician el lomo de un pequeño cachorro al que están instruyendo en el arte de dominar el mundo. 

 

Recomendación extra. No es un libro, es todo un proyecto. La editorial Lata de Sal publica unos libros chulísimos. Son ediciones muy cuidadas, muy originales y con un diseño muy atractivo. Todo lo que hay detrás es interesante

 

Esta es mi selección. Y tú, ¿tienes algún libro de animales para recomendar? ¡Os leo en los comentarios!

Se adhiere a los criterios de Más información > Compartir en Facebook Compartir en Twitter Otros Cerrar Compartir en Linkedin Compartir en Pinterest