Política

El Mercurio de Chile On Line | Rebrote “más contagioso” de Covid-19 obliga a Pekín a confinarse

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
FROM THE FIELD: Adapting to Lesotho’s changing climate

Desde la semana pasada 137 personas se han infectado en Pekín, donde viven 21 millones de personas

Un brusco rebrote de Covid-19 en Pekín ha frenado en seco el retorno a la actividad económica en la capital china y ha afectado duramente al sistema educativo bares, restaurantes y actividades deportivas.

Tras descubrirse la semana pasada un foco de infección en un mercado mayorista, la municipalidad confinó varias zonas residenciales, instó a las empresas a autorizar el teletrabajo y pidió a los habitantes que no abandonen la ciudad.

Las autoridades chinas consideran la situación epidémica de Pekín “sumamente grave” y temen una nueva ola de contagios, después de que el draconiano confinamiento y los tests de diagnóstico parecían haber controlado la pandemia que surgió a finales de 2019 en Wuhan, en el centro de este país de 1.400 millones de habitantes.

Desde la semana pasada 137 personas se han infectado en Pekín, donde viven 21 millones de personas.

Este rebrote de las infecciones, en torno al mercado mayorista de Xinfadi, en el sur de la capital, llevó a las autoridades a anular ayer más de 1.000 vuelos en los dos aeropuertos de Pekín, mientras los colegios cerraron desde el martes y se pidió a la población que anule cualquier viaje no esencial.

La municipalidad anunció ayer que Pekín registró 31 nuevos casos del coronavirus en las últimas 24 horas, una cifra que se ha mantenido estable por cuarto día consecutivo.

El brote de Beijing también tiene relación con los dos pacientes presentados en las últimas horas en las provincias de Hebei y Zhejiang. Lo mismo pasó la semana pasada con los casos detectados en Sichuan y Lioaning.

La seriedad de la situación epidemiológica en la capital china conllevó a múltiples regiones como Shanghái, Guangzhou y Heilongjiang a imponer restricciones, exigir pruebas de salud y cuarentena a quienes llegaron desde allí en las dos semanas anteriores.

Más de un centenar de profesionales médicos refuerzan la atención en los hospitales designados para atender los nuevos casos de Covid-19.

 

MÁS DE 8,2 MILLONES DE CONTAGIOS

Los casos globales de la Covid-19 superaron ayer la barrera de los ocho millones en el planeta, mientras que los fallecidos ascienden a 440.290, según las estadísticas de la OMS.

América concentra 3,89 millones de casos, seguida de Europa (2,45 millones), Oriente Medio (817.000) y el sur y sureste de Asia, que ayer superó el medio millón de infecciones.

Estados Unidos, Brasil, Rusia y la India se mantienen, por este orden, como los territorios con más casos, mientras Perú se sitúa en octavo lugar, con 232.000 contagios, y Chile en undécimo, con 184.000.

 

LA OMS DETIENE DEFINITIVAMENTE SUS ENSAYOS CLÍNICOS CON HIDROXICLOROQUINA

EFE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció ayer el fin definitivo de los ensayos clínicos con hidroxicloroquina en el tratamiento de pacientes con la Covid-19, dos días después de que se revocara su uso en EEUU, uno de los países que más había apostado por este fármaco.

“Basados en evidencias publicadas por los ensayos Solidarity (patrocinados por la OMS) y Recovery (llevados a cabo por la Universidad de Oxford), hemos concluido que se interrumpirán las pruebas con hidroxicloroquina”, dijo Ana María Henao, directora del Plan de Acción para Investigación y Desarrollo del organismo.

La experta colombiana subrayó, que las dos investigaciones han mostrado que el uso de hidroxicloroquina “no reduce la mortalidad de los pacientes con Covid-19“.

La OMS ya detuvo a finales de mayo y primeros de junio los ensayos con hidroxicloroquina, tras publicarse un estudio en la revista The Lancet que advertía de un aumento en la mortalidad de pacientes tratados con este fármaco, pero los reanudó después de que tres de los cuatro autores del artículo se retractaran.

La hidroxicloroquina es un medicamento utilizado desde hace décadas en enfermos de malaria y de afecciones reumáticas. Durante los días en que la OMS paralizó sus ensayos, siguió siendo utilizado en Brasil y EEUU, los dos países con mayor número de casos.