Entretenimiento

Maduro dijo que está dispuesto a someterse a un referendo revocatorio en 2022

Cristian Abreu-Hidalgo
Ciudades y la post pandemia, reimaginar la vida urbana

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que está dispuesto a someterse a un referendo revocatorio de su mandato a partir de enero de 2022, cuando se cumpla la mitad de su período de gobierno, y prometió que acatará “felizmente lo que el pueblo decida en su momento”, informó la prensa local. “Para 2022, el 10 de enero, se abrirá el lapso para aquellos que quieran recoger firmas para convocar un referendo revocatorio contra el presidente Maduro; tengan la libertad de salir a las calles y pedirle las firmas al pueblo”, dijo el mandatario en su discurso por el 199no. aniversario de la batalla de Carabobo, fiesta patria en el país. “Si el pueblo recoge las firmas suficientes, como exige la Constitución para un referendo revocatorio, iremos a referendo revocatorio a medirnos en las urnas electorales y acataré, felizmente, lo que el pueblo decida en su momento”, agregó, según el diario oficialista Últimas Noticias y la televisora Globovisión. “Para 2022, el 10 de enero, se abrirá el lapso para aquellos que quieran recoger firmas para convocar un referendo revocatorio contra el presidente Maduro; tengan la libertad de salir a las calles y pedirle las firmas al pueblo” ”

Nicolas Maduro-Pte. Venezuela Maduro advirtió que “no será un puñado de golpistas, no será el gobierno de Estados Unidos”, quienes resuelvan su continuidad o su salida del gobierno porque “en Venezuela, quien decide, quien pone, quien quita, es el soberano pueblo de Venezuela“. La Constitución venezolana autoriza -no obliga- que una vez que se cumpla la mitad del período sexenal de gobierno, el presidente sea sometido a referendo revocatorio siempre que se reúna una cantidad determinada de firmas de ciudadanos que lo impulsen en un proceso de varias etapas. El referendo revocatorio fue incluido en la reforma constitucional de 1999 y hasta ahora se realizó sólo una vez, en 2004, cuando el presidente Hugo Chávez resultó ratificado en su cargo. En 2016, al cumplirse la mitad del mandato anterior de Maduro, la oposición impulsó un referendo revocatorio, pero el Consejo Nacional Electoral (CNE) no convalidó todas las firmas reunidas e impidió su realización. Esa decisión, sumada a la declaración de nulidad de la Asamblea Nacional (AN), el parlamento de holgada mayoría opositora, por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y a la creación de una Asamblea Constituyente plenipotenciaria integrada exclusivamente por chavistas, profundizó la crisis política e institucional de Venezuela. En ese contexto, el TSJ desconoció en las últimas semanas a las autoridades de la AN elegidas en enero pasado por la mayoría de los diputado y designó una nueva conducción el CNE -que sigue teniendo mayoría chavista- pese a que la Constitución establece que esos nombramientos son facultad del parlamento. Asimismo, el TSJ intervino dos de los cuatro mayores partidos de oposición -Acción Democrática y Primero Justicia-, a cuyo frente puso a dirigentes afines al oficialismo. A fines de este año corresponde realizar elecciones para renovar totalmente la composición de la AN y dentro de la oposición se debate la conveniencia de concurrir a esos comicios o abstenerse. “Este año habrá elecciones en Venezuela y estamos listos para, con votos, imponer la voluntad popular; las elecciones son la única forma para salir de esta tragedia en la que la oposición radical convirtió a la AN; vamos a renovar el parlamento con votos y con la voluntad de un pueblo que quiere paz”, dijo hoy Maduro. etiquetas Venezuela Nicolás Maduro Referendo