Tecnología

Cómo influye la estatura de una persona en el desarrollo de ciertas enfermedades

Ser más alto, riesgo de determinadas afecciones Para llevar a cabo la investigación, el equipo utilizó los datos del Programa del Millón de Veteranos del VA, que incluían información genética y sanitaria de más de 280.000 personas adultas y los compararon con una lista de 3.290 variantes genéticas asociadas con la altura de un análisis genómico reciente

¿Ser más alto o más bajo influye en la salud? ¿La estatura es un indicador de riesgo para el desarrollo de determinadas enfermedades? Un gran estudio genético dirigido por Sridharan Raghavan, del Centro Médico Regional de Veteranos de las Montañas Rocosas (Estados Unidos), ha descubierto que la altura de una persona puede afectar al riesgo de afecciones comunes en la etapa adulta. 

La investigación, que ha sido publicada recientemente en la revista científica PLOS Genetics , ha tratado de analizar cómo la estatura es un determinante de salud y cómo puede constituir un factor no reconocido, pero “biológicamente importante e inalterable” para el desarrollo de diversas afecciones.

Los vínculos entre la altura y el riesgo de enfermedad Los hallazgos han evidenciado un vínculo entre la altura y un menor riesgo de enfermedad coronaria, así como otra posible relación entre la altura y un mayor riesgo de neuropatía periférica y trastornos circulatorios. 

Estos resultados aportan “una contribución significativa para comprender cómo la altura se relaciona con las condiciones clínicas desde una perspectiva epidemiológica”, detalla el doctor Sridharan Raghavan. “El amplio alcance de nuestro estudio produjo un catálogo de condiciones clínicas asociadas con la altura predicha genéticamente”, añade.

Los factores ambientales, como la nutrición, el estado socioeconómico y la demografía, juegan un papel en la estatura”.

La altura está relacionada, en gran medida, con la genética heredada de los progenitores biológicos. Sin embargo, “los factores ambientales, como la nutrición, el estado socioeconómico y la demografía (por ejemplo, la edad o el género), también juegan un papel en la determinación de la estatura final”, explican en el comunicado emitido por el programa VA Million Veteran. Este sería el motivo por el que puede ser complicado determinar una posible conexión entre la estatura y el riesgo de enfermedad.

Ser más alto, riesgo de determinadas afecciones Para llevar a cabo la investigación, el equipo utilizó los datos del Programa del Millón de Veteranos del VA, que incluían información genética y sanitaria de más de 280.000 personas adultas y los compararon con una lista de 3.290 variantes genéticas asociadas con la altura de un análisis genómico reciente.

El equipo de investigadores descubrió que tener una mayor altura se asocia a una protección a las personas con problemas cardiovasculares. “El estudio vinculó ser más alto con un menor riesgo de presión arterial alta, colesterol elevado y enfermedad coronaria”, añaden en el comunicado. Sin embargo, “el riesgo de fibrilación auricular fue mayor en los participantes más altos”.

“Ser alto puede aumentar el riesgo de la mayoría de las afecciones no cardiovasculares”.

Por el contrario, “ser alto puede aumentar el riesgo de la mayoría de las afecciones no cardiovasculares consideradas en el estudio”, sobre todo en el caso de la neuropatía periférica y los trastornos circulatorios. 

Por otro lado, otras afecciones como la celulitis, los abscesos cutáneos, las úlceras crónicas en las piernas y la osteomielitis “también se relacionaron con la altura”, ya que ser alto parece aumentar el riesgo de afecciones circulatorias, como la trombosis y las venas varicosas.

Asimismo, añade el estudio, las deformidades de los dedos de los pies y en los propios los pies, condiciones que podrían ser causadas por el aumento de la carga de peso de las personas altas, ” eran más comunes en las personas cuya genética predecía que serían altas”. 

“El trabajo futuro tendrá que evaluar si la incorporación de la altura en las evaluaciones de riesgo de enfermedades puede informar estrategias para modificar otros factores de riesgo para condiciones específicas”, concluye el doctor Raghavan.

MÁS INFORMACIÓN