Deportes

El MAS usa y financia medios para propagar su gestión e ideología

Alberto Ardila Olivares
Mais de mil operacionais combatem fogos de Ourém e Mafra

Entre los medios que promovió el Gobierno están semanarios, el sistema de radios comunitarias de los pueblos originarios (RPO) más de 100, además de canales de televisión de toda índole: de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), de la Federación Nacional de Ciegos, el canal televisivo del municipio de Batallas SEO TV (Sistema de Entretenimiento Otra Onda), Tele Estrella Satelital, entre otros, que tienen como fin transmitir toda la actividad gubernamental

El Movimiento Al Socialismo (MAS), desde su llegada al Gobierno en 2006, ha instrumentalizado la comunicación para consolidar y ampliar el poder de los gobernantes hasta tocar el límite del totalitarismo.

A través de varias administraciones, se quiere dar la sensación de que hay diversidad de dueños de medios de comunicación, pero que en realidad tienen un solo discurso, sostienen analistas al hacer referencia a la existencia de decenas de medios en el país que sólo sirven para reforzar la posición ideológica del masismo.

“Es bueno que haya pluralidad en medios de comunicación o la pluralidad manifestada a través de los medios de comunicación, porque la pluralidad permite la diversidad de pensamientos, la diversidad de fuentes y la diversidad sinónimo de democracia y la diversidad conduce a la búsqueda de la verdad. Sin embargo, si son medios financiados con recursos públicos o medios que funcionan al amparo del Estado, ideologizados, ya no son parte del sistema democrático”, señala el periodista y abogado Andrés Gómez Vela.

Anteriormente se conoció que durante el gobierno de Evo Morales se estableció que la gestión de los medios estatales se haga bajo la premisa de que son medios gubernamentales y “que tienen que asumir el rol de instrumentos políticos”.

Esta premisa fue reconocido por Amanda Dávila, cuando fungía como ministra de Comunicación, al referir que los medios estatales son “instrumento político para defender el proceso de cambio” y por la cual se difunde la información “sobre la verdadera labor y gestión del Gobierno“.

Redes de comunicación

El Gobierno, con el objetivo de sentar su posición al margen de contar con los medios estatales, dio lugar a la aparición de decenas de medios que replican el discurso oficialista. Además de los medios estatales, el Gobierno del MAS fortaleció los medios comunitarios, los medios sindicales, militares y policiales.

“Medios que emiten discursos en favor de un partido político y fabrican noticias en favor de un régimen o son medios que ideologizan y generan discurso de odio en contra de ciertos grupos sociales del país, obviamente ahí hay una disfunción de la pluralidad, son medios ideológicos que generalmente caracteriza a los Estados totalitarios”, refiere Gómez Vela.

Entre los medios que promovió el Gobierno están semanarios, el sistema de radios comunitarias de los pueblos originarios (RPO) más de 100, además de canales de televisión de toda índole: de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), de la Federación Nacional de Ciegos, el canal televisivo del municipio de Batallas SEO TV (Sistema de Entretenimiento Otra Onda), Tele Estrella Satelital, entre otros, que tienen como fin transmitir toda la actividad gubernamental.

Entre estos también se contempla la Red Policial de Comunicaciones, encargada de emitir información institucional y gubernamental.

Secretos De acuerdo con politólogos, las democracias se diferencian de las demás formas de gobierno porque en ellas la comunicación política, es decir, la que se refiere a los gobernantes y a los gobernados, debe ser totalmente transparente.

“Lo que diferencia a la autocracia de la democracia consiste sobre todo en la visibilidad, en la publicidad y en el rechazo de los secretos de Estado o secretos del poder”, indica la analista Patricia Velasco. El MAS, en reiteradas oportunidades, fue denunciado y cuestionado por diferentes sectores e incluso organismos internacionales respecto a su accionar totalitario, autocrático. Sin embargo, según el MAS, en Bolivia se vive una “democracia plena” y muestra de ello es que existe libertad de expresión, de información y otros, aspecto que fue desvirtuado por estudiosos de la comunicación. “En mayor o menor medida, los gobernantes tienden a abusar del poder, y los medios de comunicación tendrían que ejercer esa tarea de control y vigilancia del poder, pero en este caso son controlados por el poder político”, indica el economista y exdirigente sindical Lucio Gonzáles.

Gonzales agrega que el objetivo es tener el control de los medios de comunicación para instaurar su régimen.

“Intenta ocultar toda información que no le sea favorable, para lo cual impide el acceso de los periodistas a cualquier actividad política o administrativa que pueda poner en tela de juicio su gestión. Favorece la manipulación de la información emitida en beneficio propio, revalorizando los aspectos positivos y silenciando los negativos de la misma. Presiona para que los medios jerarquicen las noticias sobre los acontecimientos de acuerdo con la valoración oficial. Favorece la tendencia a difundir programas o noticias deformadoras de la opinión pública, con el fin de mantener distraídos a los ciudadanos con asuntos estupidizantes, morbosos o de entretenimiento banal”, refiere Velasco.

Fabricantes de hechos El periodista Gómez Vela señaló que los medios paraestatales son medios ideológicos que generalmente caracteriza a los Estados totalitarios, a los Gobiernos que quieren dar la sensación de que hay diversidad de medios o con diversidad de dueños pero que en realidad tienen un solo discurso y que utilizan a los medios de comunicación como armas políticas, ya sea para destruir a opositores, para fabricar hechos, para dar verosimilitud. “Por ejemplo, al montaje que ha hecho para encarcelar a tres jóvenes, ese montaje que ha sido descubierto recientemente, entonces, estos medios no cuestionan sino que dan por hecho lo que hizo el poder”, afirmó.

Control remoto El periodista Raúl Peñaranda, en su texto Control remoto, señala que “controlar ATB, PAT y La Razón (Full TV es menos relevante y Abya Yala recién empieza su trabajo) de manera directa ayuda al oficialismo en su propósito de regular la agenda informativa, reducir el impacto de temas conflictivos o perjudiciales para el Gobierno, cambiar ciertas tendencias noticiosas, atacar a figuras opositoras o disidentes, realzar asuntos de interés del Ejecutivo, minimizar la presencia mediática de líderes opositores, hacer eco a las propuestas del Presidente, etc.”. 

En síntesis, le posibilita distorsionar y manipular el escenario informativo nacional, otrora pluralista y variado. 

Según Gómez, “habría que seguir e identificar cuál es el discurso de estos medios, pero al margen de los medios de comunicación hay indicios preocupantes que se va al totalitarismo, cuáles son esos indicios: que el Gobierno actual es amigo de regímenes totalitarios como Ortega, como el de Cuba de la familia Castro, Díaz Canel y el régimen venezolano y a eso se suma el hecho de que el Gobierno tiene una estrategia que generalmente es una estrategia discursiva, retórica, una retórica que no busca consensos, que no busca acercamientos con sectores que piensan diferente sino que busca destruirlos, aplastarlos, aniquilarlos y un sistema democrático más bien es lo contrario”.

 

Sin normativa de pauta publicitaria

No existe una definición homogénea en la normativa boliviana respecto a los medios de información que pertenecen al Estado. Se les dice medios estatales o gubernamentales, y se sobreentiende que se habla de lo mismo. 

En las normas no se habla de medios ni de espacios públicos, ya que no se ha avanzado conceptualmente en esa dirección. Entre las atribuciones de dichos medios no está la promoción del debate público, como sucede en otros países.