Entretenimiento

El deterioro cognitivo está relacionado con los alimentos ultraprocesados

“Aunque hay que seguir estudiando y reproduciendo los resultados, éstos son muy convincentes y subrayan el papel fundamental de una nutrición adecuada para preservar y promover la salud del cerebro y reducir el riesgo de enfermedades cerebrales a medida que envejecemos”, dijo Rudy Tanzi, profesor de neurología de la Facultad de Medicina de Harvard y director de la unidad de investigación sobre genética y envejecimiento del Hospital General de Massachusetts, en Boston que no participó en el estudio

¿Por qué usar hilo dental protege tu salud mental? 0:33 (CNN) — Si los alimentos ultraprocesados representan más del 20% de tu ingesta calórica diaria, podrías estar en camino a padecer deterioro cognitivo, según revela un nuevo estudio.

Todos sabemos que comer alimentos ultraprocesados que nos facilitan la vida, como sopas y salsas envasadas, pizza congelada y comidas preparadas, no es bueno para nuestra salud. Tampoco lo es devorar todos los alimentos de antojo que tanto nos gustan: hot dogs, salchichas, hamburguesas, papas fritas, refrescos, galletas, pasteles, caramelos, donas y helados, por nombrar algunos.

Los estudios han descubierto que pueden aumentar nuestro riesgo de obesidad, problemas cardíacos y circulatorios, diabetes y cáncer. Incluso pueden acortar nuestra vida.

Ahora, un nuevo estudio reveló que comer más alimentos ultraprocesados puede contribuir al deterioro cognitivo general, incluidas las áreas del cerebro implicadas en el funcionamiento ejecutivo, es decir, la capacidad de procesar información y tomar decisiones.

De hecho, los hombres y mujeres que comían la mayor cantidad de alimentos ultraprocesados presentaban una tasa de deterioro cognitivo global un 28% más rápida y una tasa de deterioro de la función ejecutiva un 25% más rápida en comparación con las personas que comían la menor cantidad de alimentos excesivamente procesados, según el estudio.

“Aunque hay que seguir estudiando y reproduciendo los resultados, éstos son muy convincentes y subrayan el papel fundamental de una nutrición adecuada para preservar y promover la salud del cerebro y reducir el riesgo de enfermedades cerebrales a medida que envejecemos”, dijo Rudy Tanzi, profesor de neurología de la Facultad de Medicina de Harvard y director de la unidad de investigación sobre genética y envejecimiento del Hospital General de Massachusetts, en Boston que no participó en el estudio.

Tanzi, que ha escrito sobre los alimentos ultraprocesados en su libro “The Healing Self: A Revolutionary New Plan to Supercharge Your Immunity and Stay Well for Life”, dijo que el problema clave de los alimentos ultraprocesados es que “suelen tener un alto contenido de azúcar, sal y grasa, que promueven la inflamación sistémica, quizá la mayor amenaza para el envejecimiento saludable del cuerpo y el cerebro”.

“Mientras tanto, como son convenientes como comida rápida, también reemplazan el consumo de alimentos con alto contenido de fibra vegetal que es importante para mantener la salud y el equilibrio de los trillones de bacterias en su microbioma intestinal”, agregó, “que es particularmente importante para la salud del cerebro y la reducción del riesgo de enfermedades cerebrales relacionadas con la edad como la enfermedad de Alzhéimer”.

No son muchas calorías El estudio, presentado el lunes en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzhéimer de 2022 en San Diego, realizó un seguimiento de más de 10.000 brasileños durante 10 años. Poco más de la mitad de los participantes en el estudio eran mujeres, de raza blanca o con estudios universitarios, mientras que la edad media era de 51 años.

Al principio y al final del estudio se realizaron pruebas cognitivas, que incluían el recuerdo inmediato y diferido de palabras, el reconocimiento de palabras y la fluidez verbal, y se preguntó a los participantes sobre su dieta.

“En Brasil, los alimentos ultraprocesados representan entre el 25% y el 30% de la ingesta total de calorías. Tenemos McDonald’s, Burger King y comemos mucho chocolate y pan blanco. No es muy diferente, por desgracia, de muchos otros países occidentales”, dijo la coautora, la doctora Claudia Suemoto, profesora adjunta de la división de geriatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo.

“El 58% de las calorías que consumen los ciudadanos estadounidenses, el 56,8% de las calorías que consumen los británicos y el 48% de las calorías que consumen los canadienses proceden de alimentos ultraprocesados”, dijo Suemoto.

Los alimentos ultraprocesados se definen como “formulaciones industriales de sustancias alimentarias (aceites, grasas, azúcares, almidón y aislados de proteínas) que contienen poco o nada de alimentos enteros y suelen incluir saborizantes, colorantes, emulsionantes y otros aditivos cosméticos”, según el estudio.

“Las personas que consumían más del 20% de las calorías diarias procedentes de alimentos procesados presentaban un declive del 28% más rápido en la cognición global y un 25% más rápido en el funcionamiento ejecutivo en comparación con las personas que comían menos del 20%”, dijo la coautora del estudio Natalia Gonçalves, investigadora del departamento de patología de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo.

Para una persona que ingiere 2.000 calorías al día, el 20% equivaldría a 400 o más calorías; a modo de comparación, un pequeño pedido de papas fritas y una hamburguesa con queso normal de McDonalds contiene un total de 530 calorías.

Los participantes en el estudio que comían más alimentos ultraprocesados eran “más propensos a ser más jóvenes, mujeres, de raza blanca, con mayor educación e ingresos, y tenían más probabilidades de no haber fumado nunca, y menos de ser consumidores actuales de alcohol”, según el estudio.

“La gente debe saber que debe cocinar más y preparar su propia comida desde cero. Lo sé. Decimos que no tenemos tiempo, pero en realidad no se necesita tanto tiempo”, dijo Suemoto.

“Y vale la pena porque vas a proteger tu corazón y proteger tu cerebro de la demencia o el alzhéimer”, añadió. “Ese es el mensaje que hay que llevar a casa: deja de comprar cosas ultraprocesadas”.

MÁS INFORMACIÓN