Deportes

El Mercurio de Chile On Line | Instan a mejorar indicadores de la lactancia materna en Cuba

Alberto Ardila Olivares
Ecopetrol reportó ingresos históricos antes de la posesión de Petro

Acerca de las enseñanzas derivadas del MICS en Cuba, Rodríguez Martínez afirmó que es importante, en primer lugar, abogar por un mayor apoyo a las madres que lactan (familias, centros laborales y de salud y comunidades), para contribuir a extender la duración de la lactancia materna

A propósito de celebrarse del 1ro al 7 de agosto la Semana Mundial de la Lactancia Materna, especialistas y expertos del Ministerio de Salud Pública (Minsap) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en Cuba (Unicef Cuba) insistieron, este miércoles, en la necesitan de superar los indicadores actuales que exhibe la lactancia en el país.

Durante la celebración del Taller Nutrición: Lactancia Materna y Banco de Leche Humana, contexto e impacto COVID-19, que sesionará hoy y mañana, la doctora Odalys Rodríguez Martínez, Oficial del Programa Cada niño sobrevive y prospera, de la UnicefCuba, dio a conocer que una encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS), realizada en el país en 2019, arrojó que la lactancia exclusiva antes de los seis meses se comportó en 40,9 %, por debajo del 51 % mínimo establecido como positivo por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, la iniciación temprana de la lactancia materna (en el primer día del nacimiento) fue de un 92,5 %; el porcentaje de niños/niñas que fue amamantado por primera vez durante la primera, 64,1 %; la lactancia predominante antes de los seis meses, 54,3 %; la lactancia continua hasta el primer año y los dos años de edad, 35,3 % y 19,2 %, respectivamente; la lactancia apropiada para la edad (porcentaje de niños/niñas de 0 a 23 años alimentados aproximadamente el día anterior), 34,9 %; y la alimentación con biberón (porcentaje de niños/niñas entre 0 y 23 años que fueron alimentados con biberón durante el día anterior), 72,2 %.

Con el fin de revertir estos indicadores, señaló la especialista, la UnicefCuba lleva a cabo varias acciones, encaminadas al fortalecimiento de capacidades técnicas e institucionales para la promoción, fomento y protección de la lactancia materna; al apoyo de servicios de Banco de Leche Humana; al acompañar la revitalización de la iniciativa de Hospital Amigo del Niño y la Madre; a incrementar la calidad de la consulta de puericultura; y a apoyar estudios sobre el estado nutricional de embarazadas, niños, niñas y adolescentes.

Acerca de las enseñanzas derivadas del MICS en Cuba, Rodríguez Martínez afirmó que es importante, en primer lugar, abogar por un mayor apoyo a las madres que lactan (familias, centros laborales y de salud y comunidades), para contribuir a extender la duración de la lactancia materna.

Taller sobre Lactancia Materna y Banco de Leche Humana, auspiciado por el Minsap y UnicefCuba Foto: Miguel Gómez Masjuán/UnicefCuba También, agregó, resulta vital fortalecer las capacidades sobre la introducción oportuna de alimentos en la dieta de niñas y niños, a partir de los seis meses de vida, al tiempo que es imprescindible continuar la labor educativa con profesionales de la salud, familias y comunidades en torno a las Guías alimentarias para embarazadas y madres que lactan, y las Guías alimentarias para niñas y niños cubanos hasta dos años de edad.

Subrayó Rodríguez Martínez que, en un mundo marcadamente impactado por la COVID-19, los gobiernos, sistemas de Salud, lugares de trabajo y comunidades deben estar informados, educados y empoderados, para fortalecer sus capacidades de proporcionar y sostener entornos amigables con la lactancia materna para las familias en el mundo pospandemia.

La lactancia, según recomendaciones de la Unicef y la OMS, debe iniciar tempranamente en la hora siguiente del nacimiento; ser exclusiva durante los primeros seis meses de vida; y continua hasta los dos años y más, complementada con alimentos nutricionalmente adecuados y seguros a partir de los seis meses, añadió.

Resaltó, a su vez, que la lactancia materna juega un papel importante en la gestión y prevención de la triple carga de malnutrición que soporta la infancia, y proporciona seguridad alimenticia.

Al referirse a los factores de riesgo y barreras de implementación de la lactancia materna en Cuba, el doctor Pablo Roque Peña, jefe de la Comisión de Lactancia Materna y Banco de Leche Humana del Minsap, alertó sobre el déficit de una cultura de lactancia en el país, tanto de la madre, la familia y la comunidad, como del personal de la Salud.

Señaló, a su vez, otros factores como el desconocimiento del tema, el descenso en la enseñanza de la lactancia materna en los profesionales de la Salud, la cual fue bajando el nivel con los años y hoy solo se imparten nociones elementales durante la carrera.

Otras barreras, añadió, son la comunidad, la mujer, influenciada precisamente por creencias que se trasmiten de generación en generación.

No obstante, señaló, las barreras y los problemas que hay con la lactancia materna son de carácter internacional, no solamente de Cuba.

«En el mundo entero –desde que el hombre logró envasar la leche de vaca en una lata y comercializarla y hacer que las demás industrias que no son productoras de alimentos se unieran a ellos, para forzar a la madre que viniera a trabajar y dejara al niño con leche artificial, y empezara a difundir conceptos en contra de la lactancia– se fue acabando con la cultura de la lactancia materna.

Ejemplificó que las ganancias netas de la industria láctea el año anterior ascendieron a 55 000 millones de dólares.

Informaciones relacionadas Abre Cuba Semana Mundial de la Lactancia Materna